Según un estudio los pacientes con EPOC sufren de depresión y afección de la calidad de vida

Se trata de una afección en la vía aérea que también tiene un impacto sistémico

Miércoles 17 de Noviembre de 2021 – La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una afección en la vía aérea pero que también tiene un impacto sistémico.

La principal causa de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es el tabaquismo, aunque hay otras causas menos frecuentes como los pacientes expuestos al humo proveniente de la combustión de productos orgánicos, o los pacientes con déficit de una enzima llamada alfa 1 antitripsina.

Los pacientes con EPOC tienen tos y disnea -falta del aire- progresiva, lo que limita sus actividades, disminuye la masa muscular y forma un círculo vicioso que afecta la calidad de vida del paciente.

Los pacientes también tienen riesgo aumentado de infecciones respiratorias, complicadas con broncoespasmo asociado y muchas veces requieren internación.

“Todo ello, desencadena en depresión y afección de la calidad de vida”, asevera el Doctor Nicolás Alberini, docente de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral.

En Argentina, un estudio de EPOC.AR estimó una prevalencia de esta enfermedad en torno del 14,5% con un subdiagnóstico del 77,4%. Por ello, los especialistas destacan la importancia del diagnóstico con una espirometría, un estudio simple, no invasivo y de bajo costo.

El Doctor Alberini, subjefe del Servicio de Neumonología del Hospital Austral y docente de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, señaló que «en general cuando el paciente con EPOC comienza con disnea ya ha perdido gran parte de su función pulmonar».

“La EPOC es parcialmente reversible si el paciente deja de fumar, sobre todo si lo hace en estadios iniciales de la enfermedad. Existen tratamientos broncodilatadores para su tratamiento pero si el enfermo sigue fumando es imposible detener su progresión, por lo que insistir en la cesación tabáquica es, sin dudas, el primer paso en el tratamiento”, recomendó Alberini.

“No es poco lo logrado en materia de prevención, sin ir muy lejos hace algunos años estaba permitido fumar en los aviones. De todos modos, el tabaco sigue siendo un problema de salud pública. Puntualmente en el norte de Argentina, aún hay muchas economías que dependen de la producción del tabaco. Medidas tendientes a reemplazar dicha actividad podrían ser de utilidad”, concluyó el médico.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *