Rauch, lejos de toda rutina

0

Uno de los atractivos de la localidad es el Parque Municipal “Juan Silva” con su Museo Histórico Local donde se atesoran distintos objetos que hacen a la historia de la ciudad. El Parque abarca el arroyo Chapaleofú y cuenta con instalaciones para prácticas hípicas y automovilísticas, Puente “Silva”, viejo Puente de Bovedilla del año 1875, declarado Monumento de Significación Histórica, Complejo Polideportivo Balneario y Camping Municipal con sus piletones, parrillas, pista de salud, canchas de futbol, tenis, vóley, etc. a la vera del arroyo Chapaleofú son algunos de los paseos turísticos que permiten el contacto con la naturaleza.

La Casa de la Cultura, que data del año 1877, conocida como típica construcción chorizo, casa de familia. En el año 1988 pasa a ser propiedad de la Municipalidad con el objetivo de crear y brindar a la comunidad un espacio donde se manifestaran diferentes propuestas culturales, desde 1998 cuenta con su Museo de Artes Plásticas “Faustino J. Bonadeo”, Palacio Municipal declarado Monumento Histórico Nacional obra del Ingeniero Arquitecto Francisco Salamone, Anfiteatro “Rafael A. Arrieta”, Parroquia “San Pedro Apóstol” conserva un órgano de 1.554 tubos que fue construido en Milán y llegó a la ciudad en1924, Centro Cultural “Vieja Usina” construido en el año 1919 y prestó servicio generando electricidad para la ciudad hasta 1965. Hoy el edificio, patrimonio histórico-arquitectónico, es otro espacio sociocultural para la comunidad, conforman el circuito histórico-cultural de la ciudad.

Entre los paseos obligados al visitar la ciudad, figura el Castillo San Francisco. Se encuentra a 25 km. de Rauch, en la Estación Egaña, al mismo se puede acceder: por ruta provincial 30 acceso Estación Egaña o un camino de tierra paralelo a la vía del ferrocarril desde Rauch o desde el Paraje “De La Canal”.

Esta mansión construida entre los años 1918 a 1930 por el arquitecto Eugenio Díaz Vélez, nieto del prócer argentino. Cuenta con 77 habitaciones, 14 baños, 2 cocinas, galerías, terrazas, mirador y balcones.

Al fallecimiento de su propietario en 1930, fue heredado por su hija mayor María Eugenia, quien lo conservó aproximadamente hasta 1958, año en el cual se inician en la Provincia de Buenos Aires una serie de reformas agrarias que incluyen la expropiación de dicho establecimiento. En 1965 la propiedad fue transferida al Consejo Provincial del Menor hasta mediados de la década de 1970. El Castillo comenzó a sufrir el deterioro del pasado del tiempo y la falta de mantenimiento, ante esta situación, en el año 2010 un grupo de vecinos auto-convocados “Por la reconstrucción del Castillo”, inician tareas de limpieza y mantenimiento del edificio y parque.

El Castillo San Francisco, abre sus puertas al público los días sábados, domingos y feriados de 10 hs a 20 hs.

Fuente: rauch.mun.gba.gov.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.