La justicia federal confirmó que el cuerpo hallado en Villarino Viejo corresponde a Facunco Astudillo Castro

Miércoles 2 de Septiembre de 2020 – Las querellas de Cristina Castro informaron que, en una audiencia realizada de manera remota, la jueza federal María Gabriela Marrón confirmó, según el cotejo de ADN realizado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que los restos encontrados el 15 de agosto en un canal de agua en Villarino Viejo corresponden a Facundo Astudillo Castro.

El cadáver había sido encontrado a al menos tres kilómetros de un puente ferroviario de la zona que había sido el foco de varias búsquedas, en un sector de bañados con distintas profundidades y sumamente complejo de transitar.

En la audiencia estuvieron presentes la mamá de Facundo, Cristina Castro, sus abogados Luciano Peretto y Leandro Aparicio, la Comisión Provincial por la Memoria como querella institucional. También estuvo presente Luis Fondebrider, titular del EAAF.

Facundo Astudillo Castro había desaparecido el 30 de abril pasado cuando se trasladaba de Pedro Luro, el el Partido de Villarino, a Bahía Blanca para visitar a su ex novia.

El viernes 31, un día después de cumplirse tres meses de la desaparición del jóven, se realizó un allanamiento en la comisaría de Teniente Origone por orden de la justicia federal. Durante el procedimiento se encontró un souvenir de madera -muy particular- que según reconoció su mamá, pertenecía a Facundo.

El objeto fue hallado dentro de una bolsa de basura en un depósito del destacamento policial, tras la reacción del perro ovejero Yatel, perteneciente al perito de parte Marcos Herrero. El animal, adiestrado para detectar esencia humana por medio del olor, marcó en reiteradas oportunidades el depósito que funciona como basurero, donde finalmente se encontró esta posesión personal del joven.

El souvenir de madera, una sandía que en su interior tiene una vaquita de San Antonio, fue inmediatamente reconocido por Cristina Castro, la mamá de Facundo, que participó del rastrillaje en la comisaría. Según explicó, había sido un regalo que la abuela le hizo a cada uno de sus nietos. La hermana de Facundo conserva uno similar.

Cabe recordar que el 30 de abril, día de la desaparición del joven, el agente policial Alberto González que prestaba servicio en el puesto de vigilancia de Teniente Origone informó que aproximadamente a las 15 horas, interceptó en el kilómetro 750 a Facundo, a quien le pidió la documentación y requisó su mochila.

El oficial González manifestó que minutos después el joven se subió a bordo de una camioneta Renault Duster Oroch color gris oscuro con dirección a Bahía Blanca. Algunos días después, durante un rastrillaje en la zona, González se desdijo y sostuvo que, en realidad, vio al joven alejarse a pie. Según las declaraciones que están en el expediente judicial, él fue el último policía que tuvo contacto con el joven.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *