La Fundación Cethus conformó el primer catálogo provincial de la ballena Eubalaena australis

Viernes 14 de Agosto de 2020 – En los últimos años la Fundación Cethus ha centrado sus estudios sobre la ballena franca austral, Eubalaena australis, en aguas de la ciudad de Miramar, en un área intermedia entre sus dos áreas reproductivas en el atlántico sudoccidental (Península Valdés, Chubut, y Santa Catarina, Brasil).

Más allá de sus concentraciones invernales en estas áreas reproductivas, esta especie puede ser avistada en distintas zonas del Mar Argentino. Cuáles son sus rutas migratorias y áreas de alimentación son incógnitas que, a través de la investigación, se han ido revelando pero aún queda mucho por descubrir.

Conocer el uso del hábitat por parte de esta especie en distintas zonas del Mar Argentino es de suma importancia para comprenderla mejor y así generar estrategias de conservación efectivas. El trabajo de investigación de la fundación consiste en observaciones desde un punto fijo en altura, utilizando instrumental óptico para la toma de datos y la «foto identificación» de individuos.

La «foto identificación» se realiza utilizando imágenes del patrón de callosidades presente en la cabeza de las ballenas, único para cada individuo, como lo son las huellas digitales para nosotros. Las fotos son obtenidas durante sobrevuelos que se realizan con el apoyo de la Prefectura Naval Argentina, mediante drones, y también gracias al aporte de fotos y videos aéreos que gentilmente proporcionan miembros de la comunidad.

Las imágenes de las ballenas «foto identificadas» conforman el primer catálogo para la especie en la provincia de Buenos Aires, que es comparado con otros catálogos existentes en Sudamérica, entre ellos el de Península Valdés y el de Brasil. Este intercambio permite, de haber coincidencias, detectar a las ballenas en distintas áreas en diferentes momentos de su vida, obteniendo valiosísima información biológica y ecológica de manera no invasiva.

Parte del equipo de trabajo de este proyecto ya se encuentra en la ciudad de Miramar, cumpliendo con los protocolos vigentes a causa del COVID-19, lo que permitirá continuar trabajando en colaboración y con apoyo del Municipio de General Alvarado.

Además de los trabajos de investigación, Fundación Cethus cuenta con un programa educativo orientado a todas las instituciones. Desde 2018, a cada colegio del área que participa del programa se lo invita a dar nombre a una de las ballenas foto identificada del catálogo y cuando lo hacen reciben un cuadro con la foto de esa ballena para exhibirlo en la institución.

También se dictan capacitaciones sobre el avistaje responsable de cetáceos y charlas destinadas a la comunidad en general. Desde la Fundación invitan toda institución educativa de General Alvarado interesada en la temática a contactarse para participar del programa y a toda la comunidad a sumarse al grupo de Facebook: “Ballenas en Miramar” para compartir los avistajes
en Miramar de esta maravilla natural en tiempo real.

Desde Fundación Cethus promueven que el avistaje de la ballena franca austral en la zona se realice únicamente desde la costa para no interferir con las ballenas durante su migración. Por este motivo, no alientan el avistaje embarcado ni aéreo.

Sobre Eubalaena australis

Su longitud promedia los 13 a 15 metros para el macho y alrededor de los 16 metros para la hembra. Nacen con 3 a 5 metros, desde el hocico a la cola. Su peso oscila las 40 toneladas (peso adulto).

La caza indiscriminada de estos ejemplares la puso en peligro de extinción. Desde el siglo XIX, su población original se redujo hasta en un 90 %. En la actualidad existen aproximadamente 8000 ejemplares. Si bien se las encuentra en el hemisferio y polo sur, las ballenas se reproducen en aguas cálidas durante el invierno.

Debido a que es un animal que nada lento y que flota una vez muerto (a diferencia de otros mamíferos) es muy fácil de cazar, y sumado a que su cuerpo rinde el equivalente a 40 barriles de aceite (7200 litros).

El 28 de septiembre de 1984 se sancionó la ley Nº 23094 que declaró monumento natural a todas las ballenas francas que se visualicen en aguas jurisdiccionales de Argentina. Tal decisión se fundamenta en la imperiosa necesidad de otorgarle la debida protección. Se reproduce y amamanta a sus crías en aguas australes. La provincia de Río Negro también la declaró monumento natural provincial mediante la ley Nº 4066 sancionada el 6 de abril de 20067 y la provincia de Santa Cruz mediante la Nº 2643 sancionada el 13 de marzo de 2003.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *