Kiciloff llamó a «transformar la provincia a fondo»

“Voy a trabajar sin descanso y con honestidad para reconstruir la provincia y recuperar los derechos perdidos pero, también, para transformarla, a fondo y en su estructura. Hoy, es el comienzo de una etapa diferente, que fue abierta ayer por el presidente, Alberto Fernández, cuya asunción y discurso inaugural empezaron a señalar un nuevo horizonte de reparación y, sobre todo, de esperanza”, comenzó Kicillof, quien resaltó que el triunfo de octubre sobre Cambiemos, por más de 15 puntos, fue “contundente”.»Esa es mi convocatoria a todos y todas los bonaerenses: los y las invito a salir a reconstruir la Provincia y, después, a hacer historia», dijo Kicillof.

“Ese resultado expresa un rechazo a una política económica y, también, un apoyo, un entusiasmo y un esperanza en la unidad, pero no solo de quienes logramos este resultado, sino de los y las bonaerenses. Eso no es pensar todos igual, sino ponernos de acuerdo en las metas de nuestra provincia. Lo que ganó es la idea de una provincia que vuelva a ser productiva y no especulativa, solidaria y no egoísta y que tenga un Estado presente, comprometido y cercano”, trazó como idea básica de su gestión. “Quiero ser el gobernador de todos y todas”, planteó.

En cuanto a la herencia recibida señaló: «yo no creo que estén dejando una vara muy alta, sino un desempleo, una inflación y una deuda muy alta”, consideró en ese sentido y reconoció que la transición con María Eugenia Vidal “fue muy correcta”, pero “la radiografía del estado actual de la Provincia evidencia que se hizo muy poco”. “Vamos a publicar un informe en pocos días, pero hay que decir que el gobierno tenía algunos instrumentos, no tantos, para proteger a sus sectores económicos, productivos y a su gente, y no lo hizo”, reprochó.

En cuanto a la deuda, aseguró que la situación “es muy preocupante” porque “pasó de 9.362 a 11.263 millones de dólares entre 2015 y 2019, en una provincia que no recauda ni produce en dólares, sino con una moneda que sufrió sucesivas devaluaciones”. “Por lo tanto, la deuda en pesos se quintuplicó y se acortaron los plazos de pago”, concluyó Kicillof, al destacar que los compromisos que deberá asumir su Gobierno “ascienden a 8.000 millones”. Además, advirtió por los “5,5 millones de pobres que hay hoy en la Provincia” y el aumento de la asistencia a comedores. “El único camino para terminar con el hambre es dar trabajo, pero el comercio y la industria atraviesan una situación dramática: cerraron 3.300 PyMEs industriales y 9.500 comercios en solo cuatro años”, graficó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *