Proyección de futuro post pandemia

Por Elizabeth Selva (Mat. Prov. 93695)

Lunes 24 de Agosto de 2020 – Este año es un año de aprendizaje, las acciones responsables de cada uno de nosotros son en estos tiempos la forma de mantenernos protegidos del Covid-19.

Un año de enseñanzas, donde el compromiso constante y continuo de cada una de las personas es la esperanza en la construcción de los mejores escenarios que podemos construir. De este modo, gracias a la sumatoria de los esfuerzos colectivos, personales y profesionales; podremos empezar a reconstruir la Argentina post pandemia.

Desde cada una de las comunidades, los barrios, las provincias cada uno desde su oficio, su profesión, sus ganas y su compromiso por ayudar; con la conciencia y la empatía social para salir adelante. Para avanzar, conviene hacernos un tiempo para procesar y elaborar lo que hemos vivido desde que empezó la pandemia; ya no somos los mismos, muchos nos hemos transformado, hemos crecido en desarrollo de la paciencia, la fortaleza y la fe.

Todavía hay gente que no se dio cuenta, que muchas personas han perdido seres queridos, que han sufrido, que no pudieron despedir a sus familiares y todavía no han empezado a hacer sus procesos de duelo.

Este es un año de agradecer por estar bien, nosotros, nuestra familia, los amigos, los grupos a los que pertenecemos. Un año de superación, cada una de las situaciones vividas, estamos pasando de a poco el tiempo de la tormenta; todavía hay que seguir desarrollando conductas conscientes y responsables.

La fe nos ayudó a llegar hasta acá, a casi una semana de llegar a septiembre; de a poco aunque parezca mentira, vamos a ir saliendo de la tormenta. Para seguir este proceso, este viaje hasta llegar a tierra firme y se acabe la pandemia, los invito a realizar el siguiente ejercicio por escrito ¿Que aprendieron desde que empezó la pandemia?

En sus distintas áreas y roles, dentro de casa, y a los que empezaron a ir a sus trabajos. Porqué situaciones han transitado, vivido y afrontado, que tal vez ni se imaginaban que iban a poder realizarlo. Agradecer nos pone en situación de valorización y salir de la queja; los invito a realizar por escrito: Cinco agradecimientos y cinco vivencias, o situaciones que han podido afrontar o salir fortalecidos. Que han aprendido sobre ustedes mismos.

El viernes pasado realicé el primer encuentro del taller de cuentos por Zoom, y uno de los temas que reflexionamos fue esto: Este año es un año muy valioso, en tanto desarrollo de fortalezas, aprender a ser flexibles y vivir aquí y ahora; aunque haya escenarios de incertidumbre.

Observo que el saber que en un tiempo va a estar la vacuna nos da un horizonte esperanzador. Es conveniente despedirnos de un mal bastante típico de los argentinos: la queja. Lo único que genera la queja es pérdida de tiempo y energía. El antídoto de la queja es la responsabilidad por la propia vida y las propias acciones.

Necesitamos personas adultas y comprometidas con construir mejores realidades, con valores que necesitamos desarrollar y esto no lo da la política; el esfuerzo es de nosotros los ciudadanos: El amor, la verdad, honestidad, coherencia, honradez, volver al amor por el trabajo.

Para afrontar la post pandemia nos conviene salir de los lugares de víctimas; todos somos actores sociales importantes como decía el Dr. Enrique Pichón Riviere: ser activos a la realidad, ser constructores con determinación y valores.

No podemos seguir generando generaciones de victimas que no tienen la cultura del esfuerzo y del trabajo; la cultura de querer ser personas de bien es algo que parece que no se habla; la cultura de lo fácil, los soldaditos que venden droga, reemplazo en muchos sectores de la cultura del trabajo, por hombres y mujeres consumidos por el consumo, con almas rotas, con falta de padres, de madres; sectores de la sociedad rotos; que otros sectores que se nutren de las víctimas no les interesa la gente.

Hay temas económicos, hay hambre; pero hay un hambre que hay que visualizar, y es el hambre de evolución y el ser mejores personas. Nos conviene recuperar como sociedad, la cultura de nuestros abuelos, nuestros bisabuelos, la cultura de los inmigrantes que venían con la idea de construir un futuro para sus hijos, para sus familias, que sus hijos puedan ser alguien, personas de bien.

Necesitamos volver a las raíces. La Dra. Pínkola Estés habla que muchas veces necesitamos tocar fondo y desde ahí encontrar tierra fértil para poder construir; para volver a sembrar nuevos objetivos. En su libro “Mujeres que corren con los lobos” dirá: “El fondo es el mejor terreno para sembrar y volver a cultivar algo nuevo. En este sentido, alcanzar el fondo aunque sea extremadamente doloroso, es también llegar al terreno de cultivo”.

Otra reflexión de la misma autora que quiero compartir con ustedes: “Siempre hay oportunidades de arreglarlo, de configurar nuestras vidas de manera que merecemos. No hay que perder tiempo odiando el fracaso. El fracaso es mejor maestro que el éxito. Presta atención, aprende y sigue adelante”.

Sé que para muchos fue un año con pérdidas de empleos, cerrar negocios; la Argentina es un país que se reinventa, a todos nosotros para salir adelante nos conviene ser flexibles y aceptar los escenarios que nos toca vivir y buscar la mejor manera de transformarlos.

Para construir el futuro post pandemia nos conviene agradecer cada situación, cada persona que esta o estuvo en nuestra vida; tomar consciencia y procesar lo vivido, capitalizarlo como parte de nuestros recursos para construir desde cada momento presente el mejor futuro posible desde la calma, la humildad y los valores.

Les dejo una última reflexión de Eckhart Tolle, “El sufrimiento”: “Si no hubieras sufrido como has sufrido, no tendrías profundidad como ser humano, ni humildad ni compasión. El sufrimiento abre el caparazón del ego, pero llega un momento en que ya ha cumplido su propósito. El sufrimiento es necesario hasta que te das cuenta que es innecesario”.

Este año, ha sido de mucho aprendizaje, está en nosotros ser inteligentes y valorizar lo importante para salir de todo esto de a poco y seguir poniéndonos objetivos. Me encantó compartir este espacio con ustedes.
Un cálido saludo.

4 pensamientos sobre “Proyección de futuro post pandemia

    1. Muchas Gracias Gina!!!! , esa es la idea y parte del aprendizaje profundo para salir de esta pandemia. Abrazo !!
      Lic. Elizabeth Selva

  1. El sufrimiento nos enseña a reinventarnos, a valernos de nuestros propios recursos…
    Gracias Elizabeth por darnos esas herramientas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *