Mantener hábitos, horarios y rutinas saludables para mantener la salud mental en tiempos de Covid-19

Por Elizabeth Selva (Mat Prov. 93695)

Lunes 27 de Julio de 2020 – La semana pasada aprendimos qué es el Síndrome de la Cabaña, les había prometido que hoy íbamos a trabajar en la forma de armar estrategias para salir de este síndrome; pero dada la situación actual de la pandemia, la alta cantidad de contagios, vamos a postergar este tema. Hasta que empiece a bajar el nivel de contagios.

Hoy en día salir a trabajar quienes realmente lo necesitan y los que podemos trabajar desde casa hacer el esfuerzo de quedarnos. Vamos a abordar algo muy importante de esta etapa, el poder mantener hábitos saludables.

Para los que están en etapa escolar que puedan descansar, tanto madres, padres, chicos y jóvenes, ya que se observa un alto porcentaje de mamas muy estresadas, niños transitando unas vacaciones de invierno atípicas a lo que estaban acostumbrados.

Descansar esta semana que queda de vacaciones de hacer Zoom, desconectar de las tareas escolares; estamos en un momento complejo de la pandemia. El cansancio, la incertidumbre de cuándo se termina es algo incierto para todos; por esta razón es que nos conviene observar, revisar el poder mantener o retomar hábitos saludables, horarios y rutinas flexibles para mantener la salud mental.

Algunos de los síntomas del síndrome del estrés: la ansiedad, depresión y conductas verbales agresivas. Observar también de detener a tiempo estos índices, si uno observa que se está deprimiendo, que esta con menos paciencia; desde algún lugar el encierro está repercutiendo y es conveniente hacer una consulta profesional online a un profesional de la salud mental para abordarlo a tiempo: psicólogos.

Relajarnos, seguimos la mayoría en casa, el objetivo es ayudar a los chicos a que se relajen de las tareas escolares, descansen, jueguen, para poder retomar la segunda parte del año con ganas y con la esperanza de que en algún momento van a ir recuperando algunos espacios perdidos por la pandemia.

Hoy nos conviene reflexionar y evaluar la posibilidad de desconectarnos parcialmente de la realidad: para reencontrarnos con nosotros mismos y recuperar esa energía del alma que tanto necesitamos para seguir transitando esta tormenta; sé que si observamos desde que empezó este 2020, llegar al 26 de julio es un gran recorrido transitado.

Lo observo con mis pacientes, lo escucho en las distintas personas, es el año de la resiliencia, realmente este invierno y la pandemia nos confronta con situaciones dolorosas, a distintos niveles, algunos a nivel salud, otros a nivel económico, otros a nivel afectivo.

Como terapeuta de las Nuevas Ciencias de la Conducta, que integra la espiritualidad, y por los años de experiencia profesional y conexión a lo social, desde el concepto que les hablé desde hace un tiempo, la empatía social: siento mucha tristeza a nivel social.

Eso no se dice en los medios de comunicación, no da rating, es lo que está ocurriendo y la gente lo vive en silencio. De esta pandemia, la gente va a salir bastante dolorida emocionalmente, muchos duelos, incluso ahora observar, estamos en constantes situaciones de despedidas, que hay personas que todavía no están preparadas para afrontar ese dolor: despedidas de familiares fallecidos, perdidas de familiares por Covid, perdidas de ilusiones, de proyectos, es un año que necesitamos el Recurso de la Flexibilidad para salir de la pandemia.

Volviendo a esta propuesta para hoy, el poder desconectarnos por una semana de la realidad con el objetivo de reevaluar el retomar hábitos saludables de alimentación, respetar horarios adecuados para descansar, sobre todo para los chicos, los jóvenes, cuidar la higiene del sueño.

Tal vez son temas que creemos que no son tan importantes, la verdad que hoy para seguir transitando esta pandemia y llegar a buen puerto, mantener hábitos saludables de alimentación, sueño y rutinas flexibles protectoras son vitales para proteger a toda la familia.

Alimentación, horarios, respetar las cuatro comidas diarias, nosotros los adultos somos los responsables de generar y sostener una estructura flexible que les provea un orden y brinde seguridad, a los chicos y jóvenes, mensajes que les llegan a través de nuestras conductas. Estamos bien, nos estamos cuidando, va a salir todo bien.

Alimentarnos saludablemente: si es posible revisar si se están alimentando saludablemente, si es posible hacer una consulta online a una nutricionista, por una cuestión de alimentarnos bien y que nuestro sistema inmune esté fortalecido.

Higiene del Sueño: les comparto los mandamientos más importantes de la higiene del sueño para adultos y algunos para niños y jóvenes, creados por la World Sleep Society:

-Establecer un horario regular para irse a dormir y despertarse

-Si tiene la costumbre de tomar siestas, no exceder los 45 minutos del sueño diurno

-Evitar la cafeína 6 hs antes de acostarse, Esto incluye café, té y muchos refrescos, así como chocolate

-Evitar la ingestión de alcohol 4 hs antes de acostarse y no fumar

Evitar los alimentos pesados, picantes o azucarados 4 hs antes de acostarse. Un refrigerio ligero antes de acostarse es aceptable

Hacer ejercicio regularmente, pero no justo antes de acostarse. Enumero estos 6 de los 10 ya que considero más importantes en tiempos de confinamiento social para una adecuada regulación del sueño. A fines de seguir transitando la pandemia de la mejor manera posible, dar un orden, respetar horarios y ritmos de sueño para todas las edades es conveniente para una buena regulación de nuestro organismo.

Áreas a observar integralmente: Alimentación, respetar pautas y horarios, rutina flexible, higiene del sueño, actividad física dentro de casa, actividad recreativa y juegos dentro de casa, descanso de las horas de pantalla, comunicación emociona dentro de los integrantes de la familia: poder hablar de cómo se sienten, qué emociones sienten en esta etapa de la cuarentena.

Puede haber emociones de bronca, tristeza, frustración, expresarlas para poder ser protegidos y volver a sentir otras más positivas como la alegría, el afecto. Agotamiento, cansancio emocional y mental, darse tiempos para recuperarse.

Espacios para la soledad, para la introspección, para cada uno de los integrantes de la familia. Darnos caricias positivas, valorizarnos por ser, por existir. Seguir en contacto con nuestros afectos.

Elegir nuevos desafíos y objetivos de crecimiento dentro de casa, valorizar el año de fortaleza y los recursos que hemos adquirido dentro de la pandemia. Incrementar la fe y la solidaridad. Esta pandemia a nivel mundial nos hizo hacer un alto en nuestras vidas y nos recordó, según lo diría el Dalai Lama: La transitoriedad de nuestras vidas. Él dirá en su libro: “El arte de vivir en el nuevo milenio”: “Tan solo podemos emplear bien el presente”. Eso es lo que podemos hacer cada uno de estos días, vivir de a un día por vez, con fe y esperanza de que en algún momento del año termine esta pandemia del Covid-19, y haciéndonos responsables de hacer por nosotros y las personas que tenemos a cargo, hacer de cada día lo mejor posible. Lo único que existe es el momento presente, aquí y ahora. Todo es un devenir de presentes, hagamos de cada presente el mejor presente posible. Un Cálido Saludo.

Lic. Elizabeth Selva. Psicóloga de la Universidad de Buenos Aires. Nuevas Ciencias de la Conducta. @lic.elizabethselva

3 pensamientos sobre “Mantener hábitos, horarios y rutinas saludables para mantener la salud mental en tiempos de Covid-19

  1. Tiempos diferentes, momentos impensados, presentes angustiantes. Gracias Elizabeth por ayudarnos a transitarlos de una manera coherente !!

  2. Excelente!!!! Para transitar esta etapa tan difícil que estamos todos viviendo!!! Me quedo con el «vivir de a un día por vez, con esperanza y fe»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *