Liderazgo y Líderes de la Paz

Por Lic. Elizabeth Selva *

Lunes 5 de Octubre de 2020 – ¡Muy lindo lunes para todos! Empezó octubre y la verdad teníamos la esperanza de estar en una mejor realidad en cuanto a estar en una bajada sustanciosa en el nivel de contagios y si no se implementa una estrategia puntual, estamos naufragando en términos
de Covid 19. Esperemos una pronta re evaluación de hacia dónde vamos con conciencia.

Hoy vamos a aprender algunas cuestiones sobre liderazgo, ya que nos conviene contar con los recursos para guiar a la gente, un liderazgo empático y de la paz. Es importante conocer el ciclo vital del liderazgo: eso lo traigo de mis aprendizajes de Posgrado, Cursos de Liderazgo, Coordinación y Psicoterapia de Grupo, realizada allá por los años 2003 hasta el 2005.

Ciclo Vital de Liderazgo: 1-Dirigir / 2-Instruir / 3-Apoyar / 4-Delegar. Estos cuatro pasos, para lograr un liderazgo empático y adulto. Que es cada uno de ellos, ¿en qué consiste?

Dirigir: Órdenes específicas del líder y supervisión frecuente del cumplimiento.
Instruir: Indica y controla la tarea, explica los motivos, intercambia información, apoya progresos.
Apoyar: Apoya las actividades de los seguidores.
Delegar: Delega decisiones y soluciones de los problemas.

Este Ciclo Vital del Liderazgo abarca desde lo micro a lo macro, liderarse a uno mismo, una familia, un grado, una empresa, una institución, un municipio, una provincia un país. Por otro lado, vamos a trabajar sobre los líderes de la paz. Hoy en día, en los múltiples y complejos escenarios en que vivimos, nos conviene liderar para la paz.

¿Qué es un líder de la paz? Construye teorías de la cooperación, donde el modelo ganar- ganar es la única opción, como les expliqué en el encuentro anterior el modelo ganar- ganar es un modelo de toma de decisiones, donde lo importante es que a ambas partes les vaya bien.

Con visión creativa, encuentra el punto y armonía en el conflicto y lo fortalece. Conduce al desarrollar el potencial creativo de todos los protagonistas. Se potencia en la autonomía, en dirección a un objetivo que se siente propio.

El nuevo líder despierta hambre de elevación en sus seguidores (se desprende del ego), promueve y exige excelencia de vida, desarrolla grupos e instituciones en términos de bienestar compartido. No combate con “otro enemigo” que no sea la desocupación, el hambre, los prejuicios y la anestesia social.

Esto de ser Líderes de la Paz es un modelo superador y muy conveniente para los momentos de pandemia que venimos viviendo. Desde un lugar adulto, a nivel de los líderes políticos, podría convenir virar para el lugar de ser líderes de la paz, por el momento social y mundial que estamos viviendo.

Este escrito es un llamado al aprendizaje y la reflexión, a todos los que ejercen roles de liderazgo, incluso para nosotros mismos. Ser Líderes de la Paz, cada uno liderando nuestras vidas. Este año es un gran desafío, el auto liderazgo para sostenernos emocionalmente desde lo vincular, afectivo y económico. Los invito a elegir ser Líderes de la Paz. Por momentos estamos como barriletes a la deriva, por los egos y la falta de liderazgo de la paz.

Hoy muchas situaciones que necesitan ser lideradas y resueltas efectivamente. Una situación son los incendios de Córdoba, no entiendo que no haya organismos y mandatarios que puedan elaborar estrategias conjuntas para lograr apagar los incendios.

Los modelos competitivos (como decimos desde Análisis Transaccional, el juego psicológico “El mío es mejor que el tuyo”) juegan a ser superiores, a pisar y aniquilar a otros, ejercidos por sociópatas y carecen de empatía, son destructores. Este tipo de personajes ya no le sirven a las sociedades, a las familias, son personas sin alma. Hay modelos de liderazgo que ya no sirven.

Otra característica del Líder de la Paz: Quien tiene el poder no lo busca ni lo exhibe, todos lo perciben por su paz. El triunfo radica en el fortalecimiento interno. Una mente sana y segura en sí misma genera éxito personal. El nuevo líder es conciliador, contiene e integra las tensiones propias de los intereses enfrentados y la trasmuta o transforma en un proyecto de beneficio compartido.

Este escrito es para reflexionar y observar las realidades, lo que conocíamos como realidad ya no es más así, es algo que estoy observando; no va a ser lo mismo, los daños colaterales de la pandemia están siendo muchos y muy dolorosos. Hay temas que hoy no se hablan, las tristezas, el dolor; quienes quieran volver a hacer como si no hubiera pasado nada, están negando este proceso que venimos viviendo desde el 19 de marzo.

Nos conviene hacer cambios como sociedad, como personas necesitamos cambiar los paradigmas porque los que hay son muy precarios, ya no sirven para los nuevos desafíos sociales y emocionales.

El liderazgo que convendría es el Liderazgo para la Paz, líderes con formación, desapegados del ego y empatizando con las emociones de las poblaciones. Esta pandemia nos está cambiando, seamos resilientes para poder superar el dolor y seguir poniéndonos objetivos con la esperanza de que la pandemia termine en algún momento y podamos implementar a nuestra sociedad Lideres de la Paz. Muchas Gracias por estar y compartir lunes a lunes con ustedes. Un cálido Saludo.

*Psicóloga (Mat. Prov. 93695) |Nuevas Ciencias de la Conducta

4 pensamientos sobre “Liderazgo y Líderes de la Paz

  1. Hola mi querida y admirada Elizabeth!!!
    Gracias por tan enriquecedora nota! Guía práctica para releer y tener muy en cuenta (En mi caso abrazo varios liderazgos ) Pero desde ya! qué aquel qué me llega naciente desde mis fibras y estado espiritual, es el «Liderazgo para la Paz.» Fundamentalmente subrayo, resalto y agradezco tu definición: «El liderazgo que convendría es el Liderazgo para la Paz, líderes con formación, desapegados del ego y empatizando con las emociones de las poblaciones. Abrazo cordial. Mary Acosta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *