Elevar la vibración del amor y el afecto para mantenernos sanos en tiempos de Covid-19

Por Elizabeth Selva (MN 93695)

Hoy quiero compartir con ustedes un tema que me parece central para atravesar positivamente esta pandemia. El Dr. David Hawkins descubrió que las personas enfermas generalmente tenían pensamientos negativos. Aarón Beck, padre de la teoría Ccgnitiva de la depresión, también observó que el núcleo, los pensamientos negativos como un componente esencial a nivel cognitivo en la depresión, hay una visión negativa de sí mismo, visión negativa de la realidad y visión negativa del futuro.

Los pensamientos negativos generan emociones o imágenes negativas, y de acuerdo de esos pensamientos o imágenes, conductas negativas, inadecuadas o con falta de potencia. Ya a 60 días de confinamiento social, con los distintos niveles de estrés que conlleva es muy importante aprender a estar desde un lugar afectivo positivo, nutritivo. A esto también le llamo elevar la vibración del amor, el afecto.

Desde Análisis Transaccional, una de las escuelas psicoterapéuticas con las que trabajo, que pertenece a las Nuevas Ciencias de la Conducta, vamos a trabajar con el tercer instrumento: las caricias o estímulos sociales.

Nos vamos a enfocar en lo que llamamos caricias positivas, que se llaman
también refuerzos o caricias sociales; una definición que nos da el
Dr. Kertesz: “Estímulos sociales dirigidos de un ser vivo a otro, que reconocen la existencia de este”, del libro Análisis Transaccional Integrado.

También Kertesz en dicho libro dice: “Las caricias, son una forma de intercambio del organismo con el ambiente, que también provee, además de estímulos sociales, energía y nutrientes en forma de alimentos, agua y oxígeno”.

Las caricias positivas son sinónimo de afecto de amor, todos necesitamos el afecto y el amor incondicional. El amor es la energía más potente para el bien, la nutrición de las personas a nivel emocional, afectivo y ayuda a aparte de la alimentación a fortalecer el sistema inmune bien.

Necesitamos activar la energía del amor, el afecto, la esperanza, para
desactivar todo el tema de la activación fisiológica de los pensamientos negativos. Y que eso no repercuta en el cuerpo, somatizar o enfermarnos.

Están las caricias positivas incondicionales y condicionales positivas; para qué: somos seres vivos, como el alimento nos alimenta a nivel físico, el alimento emocional para el alma es el afecto y el amor.


Hoy en día, hay otra emoción que detiene nuestra nutrición emocional, que es el miedo que se genera mediante el exceso de información que dan en muchos medios de comunicación.

El miedo tiene una función positiva y una función negativa. La función
positiva del miedo es detectar ese miedo que estoy sintiendo y poder
protegerme. La función del miedo es avisarme que hay un peligro y
necesito protegerme. El miedo de modo positivo nos alerta que hay un peligro: hoy en día con el Covid 19 podríamos pensar: miedo a contagiarnos entonces nos obliga a tomar conciencia: por ejemplo nos protegemos con todas las medidas preventivas que ya conocemos: Quedarse en casa, salir lo necesario con el uso de tapaboca, higiene de los lugares diarios, lavarse las
manos, el alcohol en gel no reunirnos con gente. Esto es prevención y
la función protectora del miedo.

La función negativa del miedo que observo en el exceso de mirar
medios de comunicación es paralizarnos, que genera pensamientos
negativos, desmoralizantes. He hablado con gente en estos días y
expresan algunas personas que están muy tristes, que no se sienten
bien, es donde digo que la gente se empieza a deprimir. Es
conveniente detener estos mecanismos mentales a tiempo. Acá es donde necesitamos nutrirnos emocionalmente de afecto y amor. Y en esto reside la importancia de las caricias positivas, mas en tiempos de confinamiento social.

Caricias positivas incondicionales es valorizarnos por el solo hecho
de ser, de existir. Valorizar nuestra existencia. Darnos caricias positivas incondicionales es reconocer el ser. La auténtica aceptación y amor por existir

Todas estas caricias positivas fortalecen nuestra alma, y a nivel
corporal, nuestro sistema inmune; genera emociones positivas, esto
es nutrirnos emocionalmente a nosotros mismos y a los demás.
Expresar incondicionalmente y verbalmente lo mucho que los
queremos a las personas que amamos. Te quiero por existir, te quiero porque existís en mi vida.

También están lo que llamamos caricias positivas condicionales: es
felicitar y reconocer a los demás por lo que hacen, por las conductas.
Es redefinir nuestra forma de dar afecto en esta pandemia, los
abrazos, la cercanía hoy por una cuestión de prevención no se
pueden, este es el nivel y la forma de poder brindarnos afecto,
nutrirnos.

Las Caricias positivas condicionales refuerzan nuestras conductas: poder decir te felicito por lo que hiciste. Estoy muy orgullosa de vos por tu trabajo hoy con los niños: te felicito y me encanta como te estas portando en esta cuarentena. Estar bien nutridos afectivamente hace que nuestra batería biológica y psicológica este ok o positiva y no entremos en situaciones de violencia verbal o física.

Necesitamos nutrirnos, ser positivos con la comunicación en los hogares, la falta de buena comunicación, de respeto, las crianzas conflictivas denotan falta de caricias positivas, líneas maternas protectoras rotas, líneas de crianzas paternas ausentes o machistas, generan ambientes familiares tóxicos, falta de educación en valores a nivel país, el respeto entre las personas que conviven en un hogar.

Es conveniente hacer foco en un tema hasta ahora poco observado o
visualizado: Entre el 20/3 y el 15/5 hubo 49 femicidios. Un tema mal abordado con la cuarentena obligatoria, creo profesionalmente que no hubo una contención ni concientización de la problemática de tener que convivir personas parejas o ex parejas en situación de violencia, que devino en estos 49 femicidios. El 78% de éstos ocurrió en la casa de las víctimas, el 68 % fueron cometidos por parejas de las víctimas. Esta información la brinda Tejiendo Feminismos. La fuente de esta información: Observatorio que si nos ven.


Hago foco para que iluminemos una problemática dolorosa y tan
profunda que todavía no se ha elaborado a nivel social una real
solución para las mujeres en situación de violencia. La estrategia de
denuncias, botones antipático, lejos de ser la solución, siguen estas
mujeres presas, sin recursos para afrontar una solución tanto para
ellas como para sus hijos.

Convendría que haya instituciones que alojen rápidamente a las mujeres, a nivel barrial, que estén contenidas en casas de contención y empoderamiento de las mujeres para sacarlas del lugar de víctimas; teniendo en cuenta que esta es una problemática, que estas mujeres víctima de violencia vienen con una vulnerabilidad psicológica ya que éstas situaciones de violencia que sufren en la edad adulta ya la han sufrido ellas siendo niñas o sus madres.

Esto lo observo de un programa de prevención en violencia que había impartido en la Secretaria de Cultura de Tres de Febrero en el año 2011. En este programa detectamos la falta de caricias positivas en los hogares de las victimas. Cuando eran niñas también pasaron por situaciones de abuso.

Necesitamos elevar el nivel de vibración de amor, de afecto en nuestros hogares, a nuestros niños. Como les dije en el escrito anterior necesitamos ser una red afectiva protectora: dar y recibir afecto es el alimento emocional que todos necesitamos para seguir afrontando positivamente esta pandemia.

Les dejo una pequeña reflexión de Leo Buscaglia de su libro “Reflexiones sobre el Amor”: “ Las personas necesitan la atmósfera adecuada para crecer y descubrir su individualidad. Sin duda, somos afortunados si alguien se tomó el trabajo de observarnos de cerca para descubrir nuestro brillo y ayudarnos a desarrollar habilidades personales (…).

Necesitamos ser positivos, aprender a dar caricias positivas. Agradecer a las personas que son importantes para nosotros, elogiarnos a nosotros mismos. Seamos el cambio que queremos ver en el mundo!.Seamos pequeñas semillas de amor, de esperanza, seamos esa calidez que el otro necesita, esa mano amiga que brinda un puente y hace que ayudar se convierta en pequeñas acciones diarias y nos convirtamos en un pueblo más solidario, empático y bondadoso. Gracias!!!

Todos necesitamos que nos reconozcan, nos den amor y afecto; así como también es muy importante aprender a reconocernos y valorizarnos por existir.

Les agradezco que me lean y me encantaría que esta información sea
material de aprendizaje, reflexión y toma de conciencia.

1 pensamiento sobre “Elevar la vibración del amor y el afecto para mantenernos sanos en tiempos de Covid-19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *