Dengue: Guardias repletas y desbordadas

1

Por Licenciada Elizabeth Selva 

Lunes 25 de Marzo de 2024 – Estamos ante una epidemia de dengue que recién esta semana en los medios de comunicación se empezó a visibilizar. En las guardias tratan a los pacientes como pueden.

Para hablar de dengue tenemos que hablar en varios aspectos. Por un lado, la sintomatología: Fiebre alta por tres días, dolor de cabeza. dolor de cuerpo y dolor muscular, que puede traer falta de apetito. Es muy importante saber que hay que comer igual y tomar dos litros de agua.

Si bajan mucho las plaquetas puede haber sangrado, un síntoma de alarma para ir a la guardia de manera urgente.  Y el último síntoma le dicen «rash», un salpullido.

Estos síntomas varían de persona a persona. Hay gente que se le brota todo el cuerpo. Hoy estuve en la guardia con una mujer que se había brotado toda y estuvo tres días con loratadina en comprimidos y caladril de manera externa para que pase la picazón.

Pero cómo hablar de salud y enfermedad, de prevención, de todo el estrés que conlleva y buscar estados de tranquilidad cuando la mayoría se siente mal y está con síntomas. En las ventanillas de entrada la gente se vuelve a abarrotar preguntando cuánto falta para que la atiendan, llega un chico y dice que tiene a su papá vomitando afuera y pregunta cómo lo entra. Una señora que está esperando que vuela de fiebre empieza a desmayarse y el hijo va a buscar una enfermera. Y tenemos otro factor en estas guardias repletas.

Te voy a contar cuando vas a una guardia con qué te vas a encontrar:  Los que van por primera vez por sus primeros síntomas. Y cuando vas te dicen tres días de fiebre y volvé. Y te piden reposo. Con los que van a su segundo control y su primer análisis de sangre para ver cómo están el hemograma y las plaquetas y los análisis les dieron un descenso en las plaquetas te piden que vayas en 72 horas para un nuevo control. Y todas las demás personas que van a la guardia por otros temas.

En esa complejidad que se las explico de manera sencilla suelen convulsionarse las guardias. Por otro lado, es un momento donde los médicos están haciendo lo mejor posible y cada persona transita este proceso, que puede durar una semana a quince días. Hay gente que se puede mover de la cama y conversar con un hombre que estuvo tres días con 40 grados de fiebre y hay otros a quienes les tocaron síntomas más leves en una semana y están bien.

En una familia con un padre y una madre con dengue hay que ver cómo afecta a los hijos ver qué su papá o mamá están en una cama por una semana y se sobrecarga la otra persona. Ni hablar si la persona con dengue trabaja por su cuenta, no tendrá ingresos.

Esto hoy es un resumen de cómo se están viviendo las guardias en la provincia de Buenos Aires, tanto públicas como privadas. Esperemos que se piensen en poner la vacuna del dengue como se hizo con el COVID-19, ya que hoy en día sale 70.000 pesos. ¿Puede pagar todo el mundo la vacuna? Si estamos ante una epidemia y se encontró la vacuna a nivel de este nuevo gobierno le jugaría a su favor que cuide a todos los argentinos incluyendo la vacuna al calendario para el año próximo. Los invito a dejar sus reflexiones si les pasó, si tienen o tuvieron un familiar. O que escriban que les pareció este escrito.

*Matrícula provincial 93.695

1 pensamiento sobre “Dengue: Guardias repletas y desbordadas

  1. Es terrible todo lo que pasa y con un gobierno que no empatiza con la realidad social en nada. Sobrellevar las enfermedades para algunos es posible y para otros imposible.
    Gracias por la información y el acompañamiento, es importante estar informados con esta epidemia de dengue y poder cuidarnos entre todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.