Curar las heridas emocionales

Por Elizabeth Selva *

Lunes 5 de Julio de 2021 – ¡Muy buen lunes para todos! Llegamos a la mitad del 2021, ¿no les parece como si hubiera pasado un año completo? Cuántos desafíos y obstáculos que hemos tenido que pasar.

La propuesta para esta segunda parte del año es empezar a hacer un trabajo de curación y sanación. Mi visión desde hace 20 años siempre fue la mirada de hacer y trabajar en prevención pero, después de haber atendido durante la pandemia de manera online, y presencial a partir de enero del 2021, y escribir para ustedes, me parece asertivo para esta nueva etapa que sea una de curación.

Hay demasiados daños colaterales a nivel psicológicos, en las relaciones interpersonales, a nivel salud, a nivel psiquiátricos; no conviene esperar, no se puede esperar a que termine la pandemia. Hay que empezar como hacen muchos animales salvajes, que cuando los hieren se recluyen para curar y sanar las heridas, es momento de recluirnos en la medida que podamos y sanemos las heridas emocionales.

Buscar de sanar las heridas, los traumas, el impacto de las perdidas; así como también valorizar el camino que recorrimos hasta ahora, la fortaleza interior de cada uno de ustedes por llegar hasta acá. La fortaleza por los que atravesaron por la COVID-19 y están vivos, los que salieron de las terapias intensivas, que quedaron con la sensación de casi morir y volver a nacer.

Sanar las heridas emocionales, los adolescentes, los jóvenes, no sé cómo están con sus emociones, si se han sentido escuchados, acompañados, entendidos, comprendidos, para ustedes es mi interés de saber genuinamente como están. Ojala hayan tenido un adulto cercano y dispuesto a escucharlos, a contenerlos, darles ánimo.

Propongamos esta etapa como una etapa de curación emocional, de sanación desde el interior. Hoy voy a compartir unas reflexiones del Dr. Wayne W. Dyer, de su libro: “Nuevos pensamientos para una vida mejor”.

Para sanarnos y curarnos emocionalmente nos conviene retirarnos a nuestro interior, conectar con nuestras emociones auténticas como le llamamos desde Análisis Transaccional. Estas son: alegría, afecto, miedo, tristeza y rabia; acallar la vorágine de pensamientos y reflexionar: ¿Qué es importante para mí?

Cito una frase del Dr. Dyer que convendría que puedan trabajarla durante la semana: “Busca alegría en todo lo que hagas en lugar de seguir el ritmo que marca tu ego” (…) “ tu ego desea que consigas más y más recompensas por tus acciones. Si disfrutas con amor del momento presente. (…), busca el placer en lo que haces, en vez de ver cómo va a beneficiarte en última instancia”.

Para curarnos y sanar necesitamos darnos tiempo para volver a cuidarnos a nosotros mismos, cuidar de nuestra alma y emociones. Darnos tiempo para curar las heridas emocionales es también bajarnos de la locura de las conductas ansiosas, de querer solucionar todo y darnos permiso para relajarnos, estar aquí y ahora cuidando el alma.

El trabajo de este invierno es ser cautos y darnos tiempo para recuperarnos, curar las heridas, recuperar la capacidad de sentir alegría.

La gratitud nos va a ayudar a salir del estado de carencia y de queja, nos coloca en el lugar de personas agradecidas con cada día que vivimos.

El Dr. Dyer dirá que “el devenir de tu vida cambiará si cultivas una actitud de gratitud por todo lo que eres, consigues y recibes. Repite calladamente: `Te Doy Gracias´”. Agradecer es una vibración energética más alta.

No esperemos a que pase la pandemia de COVID-19 para empezar a sanar, curar las heridas emocionales. Empieza hoy, busca y elegí conscientemente, que momento de tu día te hace feliz o que momento de tu día puede convertirse en un momento agradable, aprende a maximizar la emoción.

Date tiempos para descansar, curar las heridas emocionales, basta de dolencias, basta de tantos trastornos de ansiedad, de estrés. Volvamos a recuperar la capacidad de jugar, de reírnos, de compartir desde el afecto. Volver a sentirnos felices y alegres por el mero hecho de ser y existir.

Me encantó compartir este espacio con ustedes. Les dejo una pregunta para ir respondiéndose: ¿Qué están haciendo ustedes para sanar? Un Cálido saludo y excelente semana.

*Mat. Prov. 93695 |Psicóloga Nuevas Ciencias de la Conducta y Espiritualidad. @licelizabethselva

3 pensamientos sobre “Curar las heridas emocionales

  1. Qué magnífico y positivo! es para nuestro día a día, poder contar con enriquecedoras notas escritas y publicadas por buenos profesionales cómo nuestra querida Lic. Elizabeth. Las mismas son verdaderas muletas reflexivas que nos acompañan y ayudan a sanar las emociones, rehabilitando aquellas secuencias de dolencias o episodios que atravesamos ante variados períodos perturbadores. Coincido con lo expuesto que vale agradecer y no la queja. En mi caso y un poco respondiendo a la pregunta: intento re- inventarme a diario activando permanentemente la búsqueda hacia aquello que me produce placer o me traslada (con algunas pausas necesarias) a serenar mi mente y espíritu fusionados con el aceptar y adaptar. En éste nuevo renacer, el trabajo cultural, el don del servicio y los seres vestidos de humanos sonriendo, me salvan! Abrazo hermanado y agradecido querida Elizabeth. Mary Acosta

  2. …»Te doy Gracias a vos , Elizabeth»
    Me hacen sentir muy bien las reflexiones de hoy. Buscar la Alegría de este invierno en el Sol que nos da calorcito. Y si está escondido, esperarlo pacientes, que ya vuelve a Brillar
    Cada día aprendemos a sanar.
    Gracias Elizabeth.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *