Buen trato, responsabilidad de las familias y las escuelas para desarmar el bullying en niños y jóvenes

Por Elizabeth Selva*

Lunes 15 de Marzo de 2021 – Muy buen lunes para todos, hoy quiero compartir con ustedes algunos conocimientos y reflexiones que hoy a la tarde, cerca de las 17.15 hs de Argentina, 21.15 hs de Italia, vamos a compartir junto con la Academia ALAS de literatura infantil y juvenil de Argentina.

Estaremos en la Feria Virtual del Libro de Italia, con la presentación: “Bullying, mesa de diálogo y dramatización infantil«. El evento se llama “El Dolor Silencioso”, donde distinos disertantes, profesionales, niños, jóvenes y adultos que sufrieron bullying.

Los invito a mirarlo por Facebook de la Feria Virtual del Libro Italia. Realizada esta invitación, ya que ha empezado un año escolar especial, es conveniente tomar consciencia por partes de los adultos y docentes sobre la responsabilidad de dar recursos a los jóvenes y niños para que estén atentos a detectar situaciones de bullying verbal, bullying físico, poner apodos descalificantes, es responsabilidad de toda la sociedad poder detenerlo.

Primero a tener en cuenta: necesitamos llenar de valía y reconocerlos positivamente. Un niño o un joven con confianza en sí mismo no cae víctima de bullying, ya que no deja entrar esas críticas. Nos conviene trabajar como un sistema protector tanto para niños y jóvenes: en casa padres, madres, abuelos que puedan escuchar empáticamente a estos jóvenes, cuando hay adultos presentes que puedan ir a conversar al colegio, y el colegio armar una estrategia conjunta con padres, niños, para desarmar al grupo de acosadores.

Es conveniente entender que los niños y jóvenes victimas de bullying hay cierta vulnerabilidad emocional, esos chicos que padecen acoso, en su familia hay falta de protección y, tal vez, alguna figura autoritaria y critica a la cual de manera no consciente ese chico ya es víctima silenciosa dentro de su casa sin saberlo.

Por otro lado, los acosadores también están repitiendo esas conductas agresivas, que ellos padecieron por parte de algún familiar, hermano mayor, padres. Es responsabilidad de los adultos el desarrollo de la conciencia, es una asignatura pendiente, de cada escuela, de cada familia.

Virginia Satir, terapeuta sistémica, habla de dos tipos de familias: familias conflictivas y familias enriquecedoras. Ella pone énfasis en que se pueden transformar las familias en enriquecedoras y relacionando esto con el tercer instrumento del Análisis Transaccional: Las Caricias Positivas.

El doctor Eric Berne, las definía: estimulo social, dirigido de un ser vivo a otro, que reconoce la existencia de este. Todo ser humano necesita ser reconocido, en una familia enriquecedora hay amor, una comunicación consciente y positiva.

Escucha, son importantes todos y cada uno delos miembros de la familia. Las caricias positivas es dar afecto, amor, poder decirle SOS muy valioso por ser, por existir, reconocer esas características positivas de la persona.

Autoestima es un concepto, una actitud, un sentimiento, una imagen y su materialización es la conducta. Esto lo dice Virginia Satir y también dirá: “la integridad, la sinceridad, la responsabilidad, la compasión, el amor y la aptitud: todos ellos emanan sin tropiezos de las personas que poseen una autoestima alta”.

Los adultos somos los responsables, de ayudar a que tanto niños como jóvenes, tengan autoestimas altas. Los niños seguros de sí mismos no son víctimas de bullying porque los acosadores captan la falta de confianza y en niños con autoestima alta es más difícil que esto pase.

Los acosadores devienen de familias conflictivas, son niños y jóvenes que padecen maltrato en sus familias, y esta forma inadecuada es la forma inadecuada que aprenden a relacionarse con el mundo. Desde cada uno de nosotros, necesitamos asumir el compromiso de escuchar a nuestros hijos, alumnos cuando hay un niño o una niña que comienzan a sufrir bullying.

Nos conviene hacer siembra, sembrar ideas que puedan ir en busca de sus padres, profesores y se arme una estrategia en serio, para desarmar la situación y trabajar con todas esas familias, tanto de víctimas como victimarios, en ambas familias conviene que busquen ayuda terapéutica ya que en ambas hay posibles índices de baja autoestima.

Las palabras lastiman o nutren, trabajemos quienes somos líderes, en construir puentes, en los colegios, dedicar tiempo en alguna de las materias para trabajar en elevar la autoestima de niños y jóvenes. Ser consciente que los adultos somos los responsables de los niños y jóvenes que formamos. Los adultos tendríamos que tomar como aprendizaje diario, el decirle lo positivo de nuestros hijos, preguntarles que consideran valioso ellos. Espacios de nutrición, compromiso.

Les dejo este material para trabajar y compartir con docentes y jóvenes. Entre todos podemos mejorar los ambientes que vivimos día a día. Un cálido saludo.

*Psicóloga Nuevas Ciencias de la Conducta | Mat. Prov. 93695 @licelizabethselva


2 pensamientos sobre “Buen trato, responsabilidad de las familias y las escuelas para desarmar el bullying en niños y jóvenes

  1. Cómo Pte. Nacional de la Academia Argentina Alas y autoridad de grupos de autoayuda y solidaridad, felicito a la destacada Lic. Elizabeth Selva por la presente exposición escrita. Clara, concreta y más qué necesaria para leer y ser compartida por todos! Agradecemos infinitamente su presencia de suma valía y profesionalidad de excelencia para con el día de hoy, en el marco de nuestra presentación en la Feria Virtual del libro, Italia. Aprender a compartir, sanar emociones y reflexionar sobre actuales aconteceres, es tarea unida de todos para todos! Saludos cordiales. Mary Acosta.

  2. Buenas tardes.
    Felicito a la Licenciada Elizabeth la disertación virtual acerca el tema de hoy, bullying en niños y adolescentes.
    Muy interesantes los temas, muy actuales, y con herramientas que también las abuelas podemos poner en práctica.
    Muchas Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *