Avanzar poco a poco para salir de la pandemia

Por Elizabeth Selva*

Lunes 26 de Julio de 2021 – ¡¡Muy buen lunes para todos!! Empezamos la segunda semana de vacaciones de invierno de los chicos y adolescentes.

Si pienso en las vacaciones en las vacaciones de invierno del año pasado a hoy, ha pasado mucho: el año pasado los chicos pasaron las vacaciones de invierno dentro de sus casa mientras que esta semana tuvieron más circulación, con un plan activo de vacunación y cuidándonos.

Si cuidamos que no entre la variante Delta al país, si se cuida que no avance, podemos pensar en ver una luz esperanzadora para terminar con la pandemia de COVID-19.

Es un buen momento para ocuparnos de que los chicos y jóvenes puedan recuperar los vínculos afectivos, de a poco todos necesitamos afianzar los lazos afectivos.

Para los que me leen semana a semana saben que soy muy consciente de todas las pérdidas que se ha llevado la pandemia. También soy consciente que haber llegado a las vacaciones de invierno de los chicos, para muchos fue un gran esfuerzo.

Para los padres es un momento de hacer una pausa, de bajar el estrés, salir de la estructura cotidiana de la exigencia y relajar. Tiempo para que niños, jóvenes y adolescentes descansen del uso de tantas pantallas, que jueguen, miren una película.

Algunas personas podrán salir a algún lugar unos días de vacaciones y, para los que se quedan, los espacios verdes son una excelente opción, para cambiar de aire.

Como siempre digo: darles caricias positivas. Esto significa, desde la mirada de Análisis Transaccional, darles reconocimiento, felicitarlos por sus logros, por la paciencia que han tenido para afrontar la pandemia, expresarles que los quieren mucho, que son muy importantes para nosotros.

Aprovechar algunos momentos para hablar con ellos y preguntarles cómo se sienten, como están con sus amigos, con sus grupos de pares. Si han habido casos de depresión tanto en jóvenes como adultos, es muy importante que estén con mucho amor y afecto.

Estar cerca de ellos y preguntarles por sus emociones auténticas. Como se sienten: si sienten alegría, afecto, miedo, tristeza o rabia. Es muy importante la comunicación, que sientan que pueden hablar con nosotros y decirnos lo que necesitan.

Para Virginia Satir, la autoestima es “un concepto, una actitud, un sentimiento, una imagen y su materialización en la conducta”; lo expresa en su libro: “El arte de crear una familia”.

Allí dirá: “La autoestima es la capacidad de valorarse uno mismo y tratarse con dignidad, amor y realidad. Una persona cuando es querida, está dispuesta a cambiar”.

(…) “La integridad, la sinceridad, la responsabilidad, la compasión, el amor y la aptitud: todos ellos emanan sin tropiezos de las personas que poseen una autoestima alta. Sentimos que somos importantes, que el mundo es un lugar mejor porque estamos aquí. Tenemos Fe en nuestra actitud. Somos capaces de pedir ayuda a los demás pero creemos que podemos tomar nuestras propias decisiones y al final somos nuestro mejor recurso”. (“El arte de crear familia”)

Les dejo para que reflexionen y piensen como pueden seguir fortaleciendo su autoestima. Aprovechen esta semana para renovar las energías. Un Cálido Saludo.

*Mat. Prov. 93695. Psicóloga, Nuevas Ciencias de la Conducta y Espiritualidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *