Ansiedad y estrés: Los daños colaterales durante la pandemia

Por Elizabeth Selva ( MP 93695)

Lunes 6 de Julio de 2020 – Buen Lunes para todos!!! Hoy vamos a aprender y reflexionar acerca de la ansiedad y el estrés en tiempos de pandemia. Vamos a empezar a asociar a la ansiedad: junto con la depresión y la agresividad constituyen los componentes principales como el síndrome de estrés.

Hoy vamos a aprender que es la ansiedad desde la teoría cognitiva. Quiero compartir esto con ustedes, para que puedan observarse si están sintiendo síntomas de ansiedad, y que puedan revertirlos a tiempo. A tantos días de confinamiento social, tanto la ansiedad es un daño colateral que se está empezando a observar en muchas personas tanto hombres como mujeres de distintas edades, que están sobrecargadas de exigencias, incertidumbres.

Hoy vamos a reflexionar acerca de la ansiedad desde la teoría cognitiva. Para decirlo con palabras sencillas, se trabaja en la modificación de pensamientos, de creencias, así al modificar creencias se van a sentir otras emociones, otras imágenes entonces se modificara la conducta.

El núcleo de la ansiedad es la preocupación. Citando a Aaron Beck, “la teoría cognitiva es un sistema de psicoterapia que intenta reducir las reacciones emocionales excesivas y las conductas contraproducentes, mediante la modificación del pensamiento erróneo o defectuoso y las creencias desadaptativas, que subyacen a estas reacciones”. Beck fue quien describió y desarrolló la teoría cognitiva de la depresión.

¿Qué es la ansiedad desde la terapia cognitiva? El Lic. Grondona dirá: Que la ansiedad la considera un afecto normal, es decir, presente en todos los individuos, que consiste en una emoción psico biológica básica y adaptativa frente a un peligro o desafío presente o futuro. Hoy, ante esta situación de pandemia, después de casi 115 días de confinamiento la ansiedad podría ser un aspecto a observar que no nos desborde, cuando el estar en casa trabajando, cumpliendo con todas nuestras áreas y roles, o hay gente que necesita salir a trabajar, abrir sus negocios, generar ingresos, quien no sintió ansiedad durante estas últimas semanas.

¿Estamos atravesando un momento de ansiedad normal? la incertidumbre que genera que no hay un plan ni una estrategia de como salimos económicamente de la pandemia, creo que genera estados de ansiedad en las personas, que es conveniente ir resolviendo para que esa ansiedad no devenga en otros trastornos o patologías, como una depresión o enfermedades psicosomáticas.

Para caracterizar a los trastornos de ansiedad pueden manifestarse a partir de cambios en los pensamientos, en el estado fisiológico, el comportamiento y en las emociones de la persona. Los síntomas más comunes a nivel cognitivo: pensamientos persistentes que se imponen, sensación de falla o vergüenza. Cambios fisiológicos: palpitaciones, sudoración, contracturas musculares.

Los cambios comportamentales involucran: inquietud corporal, comerse las uñas, fumar en exceso, comer en exceso. Cambios a nivel emocional que incluyen: angustia, miedos, aprensión e irritabilidad.

Un aspecto para detenernos y reflexionar es sobre lo anteriormente
mencionado, el núcleo de la ansiedad es la preocupación. El Dr. Goleman en su libro «La inteligencia Emocional«, nos alerta acerca de las preocupaciones crónicas y repetitivas: “ La dificultad surge con las preocupaciones crónicas y repetitivas, el tipo de preocupaciones que vuelve a surgir una y otra vez y nunca lleva a una solución positiva. Un análisis detallado de la preocupación crónica sugiere que tiene todos los atributos de un asalto emocional de tono menor: las preocupaciones parecen surgir de la nada, son incontrolables, generan un murmullo de ansiedad, son impermeables a la razón y bloquea a la persona en un único e inflexible punto de vista acerca del tema que le preocupa”.

Es muy importante en estos momentos de la pandemia, desactivar el núcleo de la ansiedad que es la preocupación y cambiemos preocupación por objetivos a lograr. Un objetivo es algo concreto, medible en el tiempo y que para cumplir ese objetivo, nos conviene pensar que estrategia voy a implementar para lograrlo. Es aprender a cambiar la frecuencia de como uno piensa, esto es algo que trabajo con los pacientes en el consultorio. Las preocupaciones, cambiarlas por objetivos a lograr.

Asi voy a ir desarmando la ansiedad, otro antídoto es estar aquí y ahora: vivenciando el momento que estamos viviendo, con el ingrediente esencial de tener objetivos para seguir adelante. Decimos que tanto la ansiedad, depresión y agresividad como antes dijimos son componentes del síndrome del estrés, pero ¿Qué es el estrés? Lazarus y Folman dirán: “El estrés como un proceso transaccional que implica activación fisiológica, así como estímulos externos, recursos de afrontamiento y evaluación cognitiva».

Es decir, que el individuo se encuentre estresado depende tanto de las demandas del medio externo e interno como de la interpretación que se realice de la situación y de sí mismo, si el individuo considera que posee las estrategias para hacer frente a la situación. Por lo que el estrés hace referencia a ambos, persona y ambiente.

A nivel estrés estamos atravesando un momento complejo, hay tantos factores de estrés como personas hay en nuestro país, cada una viviendo realidades internas y externas muy variadas y complejas a la vez, como trabajé en la entrega anterior.

En esta definición de estrés un proceso transaccional quiere decir de interacción, interacción entre el individuo y el ambiente; hoy esta interacción es tan compleja y variable.

Hoy nuestro contacto con la realidad externa, para muchos es un factor de estrés, lamentablemente el tema medios de transporte y el Covid-19 es un factor de estrés para quienes tienen que utilizarlo a diario. En AMBA se puso en acción la estrategia de cuarentena estricta, con el objetivo de detectar más casos y bajar la curva de contagios, y creo que generó una movilización a nivel emocional muy fuerte, porque la verdad la gente está estresada, cansada y no es mala voluntad; el tema es no entrar en la fase de agotamiento del estrés.

Es conveniente, después que termine esta cuarentena estricta, cuidar a las personas y bajar la ansiedad y el estrés de las personas, flexibilizar y ampliar actividades de esparcimiento para los niños, las familias, la tercera edad. La gente tiene que recuperar la sensación de libertad que no tiene. Podríamos pensar en una libertad administrada, se necesita por una cuestión de salud mental. Para bajar la ansiedad, el estrés del confinamiento.

El gobierno tomo la medida para cuidar a la gente, pero a esta altura y con todos los asesores que tienen en salud esto que estoy escribiendo no pueden no saberlo o ignorar estos daños colaterales que ya están a nivel psicológico. Se necesita trabajar integrativamente, son muchos los objetivos a trabajar: bajar la barrera de contagios, activar la economía, armar un plan de una salida a una libertad administrada en post de bajar la pandemia en salud mental que si no se para es lo que se viene.

Tal vez mi formación de posgrado, el formarme allá por el 2003 hasta al 2006, luego de trabajar en equipo profesional desde las Nuevas Ciencias de la Conducta, y pensar estrategias para un paciente o para un grupo teniendo en cuenta a más de 10 escuelas psicoterapéuticas y utilizar las más convenientes para la persona o grupo humano según la situación, me han enseñado a pensar en 4 o 5 variables a la vez y creo que cualquier persona que quiera hacer algo por este país necesita saber que Argentina es un país que necesita formación constante y trabajo comprometido y sostenido desde múltiples variables de trabajo.

Les recuerdo para la desactivación fisiológica tanto para bajar el estrés y ansiedad son excelentes los ejercicios de relajación. Les recuerdo el entrenamiento en relajación y ejercicio para colmarse de amor. Lo encuentran en mi canal de You Tube: Elizabeth Selva. A seguir cuidándonos hasta que la tormenta pase, les mando un gran saludo amoroso y a la distancia. Y ojala que en las próximas semanas estemos todos con lindas
noticias que ha bajado la barrera de contagio.

@licelizabethselva

2 pensamientos sobre “Ansiedad y estrés: Los daños colaterales durante la pandemia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *