Este 5 de abril Emilio V. Bunge cumplió 115 años de vida

Por este motivo a las 18 hs. de ayer se hicieron presentes en la plaza principal de la localidad el Intendente del Municipio de General Villegas, Dr. Eduardo Campana, acompañado de la Secretaria de Producción, Ing. Marina Justo y la Directora de Educación, Lic. Maricel Mangas, junto a representantes de instituciones de bien público de la comunidad, para arriar el Pabellón Nacional en el marco de dicha celebración.

Hace aproximadamente tres centurias atrás, la zona donde hoy en día se ubica el pueblo de Emilio V. Bunge estuvo cruzada, de suroeste a noreste por importantes caminos, llamados Rastrilladas, entre los que se destacaba el Camino de Luan (o camino del guanaco). Estas rastrilladas unían paradas de agua dulce, utilizadas para pernoctar, restablecer provisiones, descansar el ganado. Eran caminos anchos, de 200 a 300 metros, compuestos de varios senderos, profundos y marcados, debido al tránsito constante de la hacienda. Las rastrilladas eran utilizadas como vía de comunicación entre Chile y Buenos Aires, para realizar negociaciones y transacciones comerciales en tiempo de paz. Para llevar a cabo invasiones militaras y malones en tiempos de guerra.

Los ranqueles fueron los pueblos aborígenes que ocuparon éstas zonas, y realizaban constantes viajes y recorridas por este territorio. La nación ranquel estaba dividida en numerosos cacicazgos, cada uno ubicado en diferentes zonas del Mamul Mapu, cercanos uno de los otros, instalados en las diferentes arterias que cruzaban La Pampa, quienes reconocían la autoridad del Cacique Principal. Hacia el año 1775 ocuparon las llanuras de La Pampa, sur de San Luis, por ellos denominada Mamül Mapú (País del Monte o del Árbol) o Nagüel Mapú (País del Tigre), sur de Córdoba, sur de Santa Fe y oeste de la provincia de Buenos Aires. La capital del Imperio Ranquelino fue Leubucó (Agua que corre), actual Victorica.

La localidad de Emilio V. Bunge y alrededores es una zona dedicada a la agricultura y ganadería, inclinándose históricamente a la producción láctea. Dicha actividad, conjuntamente con la agricultura y en menor proporción la ganadería, son las que le dan movimiento al comercio local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *