Melina Pérez, del espacio Colibrí Arte y Cultura: “Necesitamos diálogo y acordar políticas públicas”

Manifestación del año 2020 frente al Pasaje Dardo Rocha pidiendo por la emergencia cultural

Por Federico García

Lunes 17 de Mayo de 2021 – Colibrí Arte y Cultura es un espacio cultural de la ciudad de La Plata, ubicado en la diagonal 77 entre 5 y 6, que forma parte de la organización política Kolina, a su vez integrante del Frente de Todos. Nació el 25 de noviembre de 2016.

En el plano cultural, el espacio forma parte de la Red CONPA junto a otros espacios culturales de la ciudad y, en un plano más general junto a otros sectores de la cultura platense, forman parte de la Red Multicultural.

Antes de estar en la dirección actual, tenían un espacio en la esquina de 10 y 59 donde también funcionaba un cocina. El nuevo espacio es más amplio, tiene planta baja y primer piso, donde se encuentra la biblioteca “Leopoldo Marechal” y un estudio de grabación audiovisual. También tienen una cocina y la “estrella” del espacio es el patio donde montaron un escenario y sobre las paredes colocaron jardines verticales hechos de forma artesanal.

“Una vez fuimos a ver a Alvaro García Linera, ex vicepresidente de Bolivia, sociólogo y referente político de nuestro espacio, donde decía que para poder cambiar la realidad era muy importante hacer la revolución cultural, tratar de agitar lo que son las actividades locales, no perder la identidad local frente a una extranjerización que te devora y plantear esa lucha como sujetos de derechos”, contó en diálogo con Red Baires Melina Pérez, una de las integrantes del espacio.

En ese sentido, Pérez dirá que “desde la organización, pensamos el espacio cultural para poder interactuar con nuestra comunidad y la gente que se acercaba, comenzamos con donaciones para el litoral cuando se había inundado, ahí se sumaron muchos compañeros y compañeras, artistas y docentes que querían aportar. Ese fue el primer paso de instalarnos y empezar a hacer cultura en un lugar físico aunque ya veníamos haciendo actividades en los barrios”.

“Vimos que lo autogestivo es muy difícil pero es hermoso y se puede, con políticas públicas y fomento obviamente mucho más. Es necesario que tengamos un espacio donde guarecernos, debatir, crear y generar puestos de trabajo”, señaló Pérez. Éste último párrafo podría ser con toda tranquilidad la frase que resuma esta nota.

Como muchas actividades, el sector cultural en toda la provincia de Buenos Aires, y en este caso particular en La Plata, se vio afectado por las medidas de restricción que debió tomar el gobierno nacional por la pandemia de la COVID-19 el año pasado.

Un centro cultural con habilitación definitiva municipal recibe un subsidio de poco más de 20 mil pesos, una conquista de los espacios culturales que, en el 2015, lograron sancionar la ordenanza Nº11.301 para poder regularizar su situación y tener un piso derechos mínimos.

Entre los gastos que tienen los centro culturales habilitados están el alquiler, los servicios, un servicio de ambulancia, un seguro de responsabilidad civil, entre otras cuestiones que pide la normativa.

“Somos los primeros que queremos que sea un espacio donde la gente que venga se sienta segura, cómoda, y estamos afrontando esos pagos con las puertas cerradas”, manifestó Melina Pérez.

Cabe destacar que, el año pasado, desde el gobierno bonaerense, han elaborado un Catálogo Turístico y Cultural para las instituciones y establecimientos del ámbito de la cultura y el turismo de la provincia de Buenos Aires.

A través de dicho registro, el gobierno provincial creó los subsidios ASAP (asistencia a los sectores afectados por la pandemia) por un monto de $50.000. Dichos subsidios son entregados a criterio de cada municipio.

-¿En este momento están realizando algún taller de manera virtual?

El año pasado abrimos las puertas del espacio de noviembre a diciembre, comenzamos a realizar actividades hasta febrero de este año, con aforo del 30%. Actividades escénicas, musicales, una muestra de arte feminista, una vigilia cultural para el 8 (día internacional de la mujer) y 24 de marzo (día de la memoria, verdad y justicia).

Este año habían comenzado ocho talleres en el espacio y luego de los avisos de las restricciones tuvimos que readecuar nuestras actividades y los talleres los pasamos todos a la virtualidad menos dos que son necesarios hacerlos presenciales que están en stand by.

El equipo está armado a la espera de que podamos trabajar, estamos preparando una actividad para el 25 de mayo, una fecha importante para Colibrí donde todos los años hacemos locro como una forma de financiarnos. Por otro lado, estamos haciendo actividades por streaming que las vamos a estar difundiendo el 25 de mayo.

Además, desde el año pasado pudimos armar una sala de estudio de grabación y estamos trabajando en una productora de estudios audiovisuales, que es lo que está permitido en esta Fase. Estamos en una preproducción de un producto audiovisual que luego subiremos a las distintas redes sociales, es un video micro.

El año pasado fuimos beneficiados por Puntos de Cultura, un programa territorial del Ministerio de Cultura de Nación, donde quedamos seleccionados para un programa de debate y formación en géneros y derechos, y estamos a punto de empezar a grabar cinco ejes para dar el taller acompañado de un contenido audiovisual.

-¿Recibieron los subsidios ASAP?

En La Plata, se ha demorado muchísimo ese trámite, cobrando recién en enero de este año el ASAP 1º, cuando en la mayoría de los distritos ya han cobrado el ASAP 2º. Los espacios culturales de nuestro distrito, además de encontrarse cerrados, no están pudiendo acceder porque el gobierno de Julio Garro no está agilizando los trámites y sabemos que el dinero está depositado hace bastante tiempo. Estamos organizándonos para poder percibir el ASAP 2º y el gobierno de la provincia ya anunció $500 millones más para un ASAP 3º.

-¿Les han dado alguna explicación por parte del secretario de Cultura y Educación Martiniano Ferrer Picado?

Tuvimos una sola reunión, el municipio está ausente. Hace un mes nos dijeron que estaba al salir y seguimos esperando. El resto de los municipios de la provincia recibieron el ASAP 1º en noviembre pasado, no sabemos que es lo que hace el gobierno municipal pero el primer subsidio nos llegó con mucho “delay”y el segundo aún no llegó.

Entiende, quizás, que la cultura no es tan importante, ya lo hemos estado viendo en otras cuestiones porque el año pasado presentamos en el Concejo Deliberante, a través de la concejal Ana Castagneto del Frente de Todos, un proyecto de emergencia cultural con más de 17 puntos junto con las organizaciones que se nuclean en la Red Multicultural.

Ese proyecto hoy nos podría permitir estar en muchas mejores condiciones porque hay espacios que no tienen los recursos técnicos para trabajar o el metraje necesario para hacer las actividades con los protocolos y está durmiendo el sueño de los justos, pero lo seguimos trabajando porque continuamos en emergencia. También estamos haciendo un registro de trabajadores y trabajadoras del arte y la cultura que nos va posibilitar mapearnos y ver cuales son las necesidades que tenemos.

-El año pasado también hicieron un registro de espacios culturales, ¿saben si hubo espacios que tuvieron que cerrar y cuántos?

El año pasado hicimos un relevamiento que demostró que más del 60 % de los espacios nos encontramos endeudados, por eso también se necesitan políticas de fomento y acompañamiento para la actividad. Después, hay un montón de trabajadores y trabajadoras, si bien una gran parte tenemos otro trabajo, viven autogestivamente de los espacios. Por eso la necesidad de la creación de un registro.

En el registro municipal de espacios culturales activos somos alrededor de setenta, ochenta. Sabemos que hay un montón de espacios que están por fuera de ese registro, que quizá no se autoperciben como espacios culturales o no se inscriben de esa manera.

-Por fuera de la emergencia cultural, ¿ven alguna política cultural municipal con respecto a la situación generada por la pandemia?

No tenemos, no existe política de acompañamiento municipal. De hecho, en la última reunión que tuvimos con el secretario de Cultura y Educación (Martiniano Ferrer Picado) se le preguntó por las políticas específicas que se iban a implementar desde el municipio y no se nos contestó. Estamos muy preocupados.

-El año pasado hicieron varias manifestaciones presenciales y virtuales pidiendo por la emergencia cultural, este año ¿tienen pensado hacer alguna manifestación al respecto?

Estuvimos hablando con compañeras y compañeros de otras organizaciones y la idea sería reunirnos en la Red Multicultural para poder debatir y generar un plan de lucha y contención para los compañeros y compañeras que viven diferentes realidades pero que a todos nos pasa una situación similar con respecto al parate de la actividad.

-Muchos trabajadores y trabajadoras de la cultura tuvieron que recurrir a la asistencia alimentaria, ¿cómo las gestionaron?

Nuestra organización Colibrí ha asistido a algunos sectores como a trabajadores del arte escénico, musiques, mucha solidaridad entre nosotres pero el Estado municipal siempre estuvo ausente.

-O sea que si no hubiese habido organización estarían peor que en la actualidad

-Exactamente, la Red Multicultural viene del año 2015, un poco de la mano con la ordenanza Nº 11.301 de espacios culturales en La Plata, y esa organzación nos da una espalda de contención y generación de redes solidarias.

-Pensando a largo plazo, ¿qué políticas culturales te gustaría que se lleven a cabo?

Dentro de la ordenanza hay un artículo que crea una mesa local para la emergencia de la cultura alternativa, independiente y autogestiva, no somos espacios con fines de lucro. Somos, en la mayoría de los casos, entidades de bien público con un fin social de contención en nuestros barrios y en las comunidades con las que trabajamos.

Lo primero que necesitamos es diálogo, poder sentarnos y acordar políticas públicas. Después, con puertas cerradas, obviamente los trabajadores necesitamos un incentivo para poder pasar esto y después, cuando podamos abrir las puertas, tener el fomento de un Estado presente y que sea compañero.

Desde la ordenanza 11.301 creamos para los espacios que tienen habilitación definitiva, como Colibrí Arte y Cultura y otros 19 espacios, un subsidio, que lo venimos percibiendo con mucha demora, de hecho hicimos una presentación conjunta todos los espacios habilitados a Tesorería y Contaduría preguntando porqué no se nos paga desde noviembre del año pasado, más en una situación en donde estamos con las puertas cerradas y un presupuesto que ya está cerrado.

Nos parece que la mejor vía es la institucionalización, por eso se trabajó mucho esa ordenanza y la creación del registro de trabajadores y trabajadoras para que puedan acceder a contrataciones, que haya un cupo para trabajadores locales en los eventos artísticos que organiza el municipio porque muchas veces se contratan artistas de afuera cuando tenemos una diversidad y una riqueza muy grande en la ciudad de La Plata.

Sin ir más lejos los Auto Flap (programa municipal) del año pasado en la República de los Niños donde terminó viniendo Coti, que es un artista que no es de nuestra región. Nosotres lo que pedimos es que si se hace una actividad artística desde el municipio se tenga en cuenta a los trabajadores y trabajadoras de acá, a los técnicos y técnicas, a los gestores culturales que muchas veces somos la parte invisible del hacer cultural de la ciudad. Que se nos reconozca.

-También había un reclamo de parte de los actores y actrices de La Plata que no habían percibido sus remuneraciones por obras que habían hecho en el Pasaje Dardo Rocha.

Si, el año pasado y el anterior acompañamos su lucha porque se les debía hace dos años los contratos. También tenemos compañeras de ACIADIP (Asociación de Coreógrafos, Intérpretes y Afines de Teatro Independiente Platense) a quienes también se les debía. Es un poco esa política de desconocimiento para la cultura local y autogestiva. Logramos que se les pague una parte después de mucha insistencia y meter en el Concejo Deliberante muchos pedidos de informe porque no se les pagaba habiendo pasado tanto tiempo. Siempre “corriendo detrás de la pelota” para poder visibilizar nuestras necesidades, demandas y derechos, cuando lo lógico es que si hemos trabajado tenemos que cobrar.

-En lo cultural pareciera que hay una problema estructural

Pero para traer a Coty hay dinero, y con la plata de esas entradas tampoco sabemos que pasó. Dentro de la ordenanza de emergencia cultural pedíamos que un porcentaje de los shows presenciales o por streaming monetizados que haga la municipalidad vaya a la creación de un Fondo de Asistencia a la Cultura Local, además de una mesa de diálogo. Pero no se nos está escuchando, es un problema estructural y una visión muy diferente que tiene la gestión municipal de lo que es la cultura, que es entretenimiento cuando para nosotros es trabajo, es identidad local.

-Con respecto a las políticas implementadas por el gobierno provincial y nacional, además del ASAP ¿hay otra medida?

Lo que destinó el gobierno provincial fue el subsidio ASAP del Catálogo Turístico y Cultural, que recientemente anunció la tercera entrega y esperemos que llegue rápido porque nos va a venir bárbaro y más que nada han habido políticas de nación. Ahora, salió el Fortalecer Cultura, un programa para trabajadores y trabajadoras de la cultura. Tenemos un compañero, que es sonidista de nuestro espacio, que está empezando a percibir el subsidio como trabajador independiente.

También se destinó a los espacios que estamos inscriptos el Programa Desarrollar, que se trató de un Fondo directo para poder pagar los servicios. El 90% de nuestros espacios son alquilados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *