«La Facultad de Ingeniería tiene una impronta bastante importante en cuanto a lo que es la extensión»

Prensa Facultad de Ingeniería

Por Federico García

Miércoles 19 de Agosto de 2020 – En varias regiones del país, muchos habitantes no tienen gas natural en sus domicilios y deben calefaccionarse con garrafa, leña o combustibles, lo que significa una importante erogación económica. Ante esta situación, desde Rincón de los Sauces (Neuquén) idearon las “estufas solidarias”, que ha trascendido las fronteras de esa provinica.

Uno de los lugares donde tomaron esa idea es en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), donde se construyó un modelo local de las denominadas «estufas solidarias».

El primer dispositivo fue instalado en un comedor comunitario de Villa Garibaldi, en el Partido de La Plata. Fabricado con perfilería de hierro y ladrillos, se puede utilizar con distintos tipos de leña. Cuenta con una doble cámara de combustión que aporta seguridad y eficiencia a la operación.

Para conocer mejor la experiencia hablamos con Juan Francisco Martiarena, secretario de Extensión de la Facultad de Ingeniería (UNLP) para que cuente un poco más del trabajo que realizaron.

-¿Cómo surgió la idea de construir las estufas solidarias?

La propuesta, tal como nos llega a nosotros, viene por un grupo de docentes y estudiantes de Rincón de los Sauces (Neuquén) con quienes tenemos contacto a través de la Facultad, y ellos nos ofrecen un proyecto en el cual estaban trabajando, que ya venía bastante avanzado, que son las «estufas solidarias» .

La idea nuestra fue tomar como inspiración eso que habían hecho para poder empezar a replicarlo acá y con el aporte propio ver que le podíamos sumar para atender necesidades de las que detectamos en la región, principalmente apuntado a comedores y merenderos de la ciudad.

-¿Cuánto es el proceso de construcción?

Para fabricar las estufas se utiliza perfilería de hierro y ladrillos de construcción, y nos toma entre seis y ocho horas desde que la empezas a hacer hasta que la tenes instalada. Una vez que tenes la estructura armada, se le hace un revestimiento con cemento y arena para sellar las juntas y que conserve más el calor dentro de la cámara que tiene la estufa.

-¿Cuántos componen el equipo que lo lleva a cabo? ¿Hay de otras facultades?

Nosotros somos un grupo de estudiantes, docentes y no docentes de la Facultad de Ingeniería y de la Facultad de Artes. Hay una parte del equipo que se está dedicando a construir las estufas y otra parte que ha hecho otro tipo de tareas, pensando en el momento de aislamiento en el que estamos que no es tan sencillo resolver el lugar de trabajo y los materiales que necesitamos, que se dedica justamente a esto y también a buscar antecedentes bibliográficos y ver como podemos aportar algo novedoso, también para usarlo como cocina que es lo que estamos pensando desarrollar; que use madera y residuos de poda, y darle un provecho a eso también.

-¿La idea surgió durante la pandemia o ya venían trabajando?

Nosotros la tomamos ahora, el grupo de estudiantes y docentes de Neuquén también lo hicieron este año, lo que pasa es que ellos la flexibilidad la tuvieron antes que nosotros.

El problema del frío es de siempre pero por ahí al preguntarse uno, en un contexto adverso como el que estamos atravesando, que más podemos hacer como Universidad, lo empezamos a desarrollar en esta situación. Lo cual para muchas personas se les hizo más fácil por el hecho de poder reunirte con gente que no está en la ciudad. Parte del equipo que está trabajando en el proyecto es de Paraná, de Saladillo y no podría haber participado si no hubiera dado de esta manera. Tratamos de aprovechar la situación para ampliar lo más posible el equipo de trabajo.

-¿Cuál es la diferencia con la estufa tradicional?

Lo que tiene esta estufa es que tiene una cámara de combustión donde se quema la leña pero tiene una chimenea que conduce los gases de la combustión a la cual se le inyecta aire fresco y se produce una segunda combustión donde se levanta más temperatura que la que podríamos alcanzar con una estufa tradicional.

Entonces toda esa temperatura extra que logras al seguir quemando el combustible es lo que se va absorbiendo en los ladrillos. La temperatura no absorbe, técnicamente no es así, pero lo que sí absorbe es el calor que se genera por ese incremento de temperatura.

Al poder elevar más la temperatura tenemos más energía disponible para que no se pierda en la atmósfera. Es por eso que se hace todo ese revestimiento con ladrillos donde se absorbe el calor y se va liberando naturalmente por un fenómeno de conducción hacia el ambiente donde están ubicadas las estufas.

Entonces vos quemas dos kilos de madera en un lapso de una hora y eso te da calor durante las próximas cuatro o cinco horas que es cuando se va enfriando la estufa y manteniendo el ambiente templado.

-¿Cuántas “estufas solidarias” han construido?

Nosotros hicimos cinco, lo que pudimos financiar desde la Facultad y hacer desde el taller de la Escuela de Oficios que es donde estuvimos trabajando. La idea es coordinar con organizaciones o con quien esté interesado en fabricarlo para que se pueda realizar la fabricación en masa.

Nosotros no somos fabricantes, no tenemos el dominio, el tiempo ni la experiencia técnica para ponernos hacer en masa, pero sí queríamos hacer algunas para poder realizar el proyecto y consolidar todo eso en un manual para quien pueda fabricarlo, independiente de nosotros.

Su construcción no es complicada pero si lo que nosotros podemos aportar es una caracterización un poco mejor, cómo podemos mejorarla en base a un estudio que podamos idear, de hecho es lo que estamos haciendo.

La propuesta también implica fortalecer los vínculos con las organizaciones, con cualquier vecino o vecina que tenga ganas de hacerlo, que tenga la documentación disponible para poder hacerlo y no sea algo exclusivo.

-¿Las “estufas solidarias” también podrían servir para casas particulares?

Sí, es para un ambiente mediano sin problemas. Nosotros, como queríamos mantener el vínculo con algunas organizaciones con las que trabajamos cotidianamente, es que la destinamos a espacios usados socialmente, pero se puede usar en cualquier lugar. De hecho nosotros la pensamos como una solución intermedia hasta tanto llegue la red de gas natural a aquellos lugares donde hoy no llega.

Más allá que esta estufa es económica y segura, la urbanización es un objetivo que pretendemos todos y no pretendemos con esto reemplazar ese desarrollo. Además, si uno espera que Argentina explote sus recursos, el gas natural debería ser de fácil acceso porque lo hay. Mientras tanto eso se va desarrollando, este artefacto tranquilamente podría ir en cualquier hogar para sustituir esa función de calefacción.

-¿Cómo entienden el trabajo de extensión de la Facultad?

En la Universidad hay siempre una discusión en cuanto a lo que es la extensión y lo que se hace. En mi opinión, creo que la Facultad de Ingeniería tiene una impronta bastante importante en cuanto a lo que es la extensión. Esto que estamos hablando es un ejemplo pero hay muchas otras actividades y proyectos que se vienen haciendo que tienen impacto en la sociedad, desde atender cuestiones de planificación hidráulica hasta equipos que trabajan en monitoreo remoto de la glucemia para pacientes con diabetes, la construcción de radios comunitarias.

Un montón de cuestiones que tienen que ver con la disciplina y que obviamente es una pelea que, desde la gestión intentamos dar, para que eso se desarrolle porque es, de alguna forma, lo que tiene impacto en la vida cotidiana de la gente.

Obviamente que hay otras investigaciones que van a las profundidades que también son importantísimas porque es lo que nos permite ampliar el horizonte de conocimiento. Pero esto que tiene impacto en el corto plazo en la mayoría de la gente creemos que es importante y debemos buscarle el sustento para que se pueda seguir desarrollando.

1 pensamiento sobre “«La Facultad de Ingeniería tiene una impronta bastante importante en cuanto a lo que es la extensión»

  1. Es muy destacable y relevante el trabajo en extension realizado por la Facultad de ingenieria de laUNLP respecto a las estufas solidarias. Es de esperar que esto vaya en aumento y tenga un efecto multiplicador para favorecer estos emprendimientos. Muy interesante la nota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *