Cianobacterias en el río de La Plata: ¿Qué son y cuáles son sus consecuencias?

Prensa PBA

Por Federico García

Jueves 26 de Noviembre de 2020 – Hace unos días, el cambio de color en el río de La Plata activó las alertas. Una conjunción de factores como las altas temperaturas, la contaminación por nutrientes y materia orgánica, favoreció el desarrollo de la floración de las cianobacterias.

Las cianobacterias o algas verdes azuladas son los primeros organismos fotosintetizadores del planeta y se cuenta con registros fósiles de ellas de hace 3.000 a 3.500 millones de años. Hay alrededor de 2.400 especies, algunas de las cuales pueden causar problemas en el agua al producir toxinas y afectar a personas, animales domésticos, ganado y aves acuáticas.

Al respecto, Red Baires se contactó con el Dr en Ciencias Naturales Ricardo Echenique, investigador de la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires (CIC), quien trabaja en la División Ficología “Dr Sebastián A. Guarrera” de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata.

-¿Qué son las cianobacterias?

Las cianobacterias son organismos que tienen características tanto de las bacterias como de las algas, es un organismo intermedio ya que carece de membrana nuclear que las homologan en bacterias pero tiene cloroplastos y hacen fotosíntesis, por eso durante mucho tiempo estuvieron incluídas dentro de las algas. Son organismos fotosintéticos y una de las características es que produce oxígeno, y como son los organismos más antiguos en el planeta, son los organismos responsables de la atmósfera original.

-¿Cómo fue que aparecieron en el río de La Plata?

Están en todos los cuerpos de agua, incluso hay especies marinas y de suelos. En el caso particular del río es muy frecuente encontrarlas durante todo el año, el tema es que varían la densidad de sus poblaciones en función de la disponibilidad de recursos que tienen para desarrollarse. En esta época, de períodos de mayor temperatura y mayor tiempo lumínico sumado a la presencia de fósforo de materia orgánica, tienen una mayor posibilidad de desarrollarse, y también al hecho de que tiene una tasa de reproducción muy alta. Son organismos que tienen una habilidad muy grande para desarrollarse en el ambiente en el que están, por eso forman estas manchas tan evidentes que en el mar son frecuentemente conocidas como “mareas rojas”.

-¿La contaminación tuvo algo que ver con esta aparición?

Cuando hablamos de nutrientes, nitrógeno y fósforo, muchos provienen de efluentes cloacales pero también están los que provienen de los agroquímicos que se usan en la zona de las cuencas donde están los cursos de agua que, por efecto de los vientos o luego de una lluvia, llegan estos nutrientes, a través de los fertilizantes y agroquímicos, a los cursos de agua. En el caso del río de La Plata también puede haberse visto potenciada por las cenizas generadas a partir de las quemas de las islas y la zona del sur del Paraná.

-¿Se podría haber evitado esta aparición?

La presencia de este tipo de cianobacterias está desde hace muchísimos años. Recuerdo un desarrollo de este tipo, quizá no tan grande, pero si muy significativo, en el año 2003, principios de 2004, que afectó mucho el sistema de potabilización. Se pueden encontrar normalmente pero la cuestión este año es que hay una bajante muy grande tanto en el río Paraná como en el Uruguay y esto hace que se concentren los nutrientes y la disponibilidad de las algas que están en los cursos se vean aún más favorecidas.

El otro día escuchaba que en Rosario el intendente estaba muy contento porque, como consecuencia de la bajante de los ríos, las playas habían aumentado en su superficie y eso era un beneficio para la distancia social que se requería por la pandemia del COVID-19. Pero esa bajante que viene sucediendo hace varios meses, por una sequía muy grande en toda la cuenca, perjudica en cuanto a una menor disposición de agua y favorecer el desarrollo de estas algas.

-¿Qué nos puede pasar si tomamos éste agua con cianobacterias?

No todas pero una gran parte de ellas produce, entre otras cuestiones, toxinas. Tienen tres tres tipos de toxinas: las dermoxitoxinas, hepatotoxinas y neurotoxinas. Según las especies y las condiciones ambientales pueden desarrollarlas o no. Hasta que no tengamos certeza de que estas cepas son tóxicas o no deberíamos tener mucho cuidado porque en el caso de que sean tóxicas el contacto con agua o arena de las playas puede provocar algún tipo de problemas hipodérmicos, y en el caso de ingesta, pueden provocar trastornos digestivos, hepáticos, diarrea.

En el caso del agua potable, en el caso de que pasen por los sistemas de filtración porque los que tiene la Planta Potabilizadora de Punta Lara no son cien por ciento eficientes para captar las toxinas, al no conocerse la cantidad de toxinas no podemos prever cual es el riesgo pero podría provocar algún tipo de problema digestivo.

-¿Cuándo comenzaría a disminuir la cantidad de cianobacterias en el río de La Plata? ¿Alcanza con que llueva?

El tema es que no tiene que llover acá sino en toda la cuenca, por ejemplo desde Brasil para abajo. Por las características climáticas, vamos a convivir el verano 2021 con las cianobacterias en el río y en varios cursos de agua que, al no tener volumen, se van a mantener todo este ciclo. Hasta que no aparezcan los fríos y no haya lluvias en el norte y aumente el volumen de los ríos no va a haber disminución de las cianobacterias.

-¿Qué le recomendarías a la gente?

Con respecto al río la recomendación es que en tanto la gente lo vea con una coloración verdosa, hasta que no haya una señal de que bajó la población de cianobacterias, no deberían hacer uso del agua y, en cuanto al agua para consumo, la opción sería no ingerirla porque las toxinas no desaparecen ni con cocción ni cloro, entonces debieran consumir agua embotellada o de pozo. Tal vez durante este período el esfuerzo debiera ser abastecer a las familias con agua en bidones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *