Balor: «Todas las obras que vemos en Tres de Febrero las realizan el gobierno nacional y provincial»

Por Federico García

Lunes 31 de Mayo de 2021 – Dentro del Concejo Deliberante de Tres de Febrero hay cuatro fuerzas políticas: el Frente de Todos, Juntos por el Cambio, el bloque Tercera Posición y un cuarto monobloque que se llama “Cambiemos”, un desprendimiento del oficialismo local.

Hace poco más de una semana, el intendente Diego Valenzuela (Juntos por el Cambio) decidió ampliar el beneficio de eximición de la tasa municipal a todas las empresas y comercios afectados por el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), promulgado por el Presidente Alberto Fernández, que estableció nuevas restricciones por nueve días en gran parte de los distritos de la Argentina, entre ellos Tres de Febrero.

Hasta el momento, la localidad lleva registrados 35 mil casos positivos de COV ID-19, de los cuales aproximadamente 5 mil son casos activos. La cantidad de fallecidos es de 1000 personas. Está ubicada al límite de la General Paz y tiene más de 340 mil habitantes según el Censo Nacional del año 2010. Por el distrito circulan tres vías de ferrocarril, el Sarmiento, el San Martin y el Urquiza.

«Mucha gente que va a trabajar a Capital Federal, mucha circulación y, por lo tanto, mucho riesgo de contagio y desde el municipio no hubo el año pasado ni éste un abordaje real de querer sumarse a la campaña de concientización, siempre hubo un dejar hacer permanente», sostuvo en declaraciones con Red Baires la concejal del Frente de Todos Ana Luz Balor.

«Al igual que el espacio político del que forma parte el intendente (Juntos por el Cambio), siempre promovieron romper la cuarentena, la vuelta a clases presenciales, incluso en Tres de Febrero circularon mensajes por grupos de Whatsapp de muchos colegios señalando que la municipalidad financiaría demandas para pedir por la vuelta a clases presenciales; esto fue la misma semana que el intendente publicó en sus redes sociales que se había juntado con varios padres que pedían por la vuelta a las clases presenciales. Ofrecer fondos públicos para que cierto grupos de padres demande es preocupante porque judicializa la política sanitaria«, agregó Balor.

«En un distrito tan populoso, con tanta cantidad de contagiados y muertes, con mucha gente que va y viene de Capital Federal, hay mucha gente que está preocupada y entiende que las clases presenciales no son la prioridad y, como dicen el Presidente y el gobernador, lo primero es la salud y, mientras tanto, está muy bien que se hagan de manera virtual», manifestó la concejal.

«Todos queremos volver a la presencialidad, yo también soy mama de dos nenas y nos encantaría que vuelvan al colegio porque necesitan el contacto con sus compañeros/as y con toda la comunidad educativa, necesitan los lazos afectivos como todos necesitamos juntarnos con nuestros amigos y familiares pero la verdad es que necesitamos hacer un esfuerzo más porque en tres o cuatro meses ya vamos a tener una inmunidad de «rebaño», porque las vacunas están llegando y está la posibilidad cierta de empezar en junio a fabricar las vacunas en Argentina, con lo que quizás entre septiembre y octubre vamos a poder ir alcanzando la normalidad que tanto deseamos», sostuvo Balor.

«El año pasado, en el medio de cuarentena más dura, la demanda de alimentos se cubrió con el trabajo de las organizaciones sociales y, sobre todo, con las del Frente de Todos. Estuvimos acompañando a los vecinos y vecinas asistiéndolos con alimentos y materiales sanitizantes, y Diego Valenzuela no ha hecho nada al respecto«, manifestó la concejal del Frente de Todos.

-El jefe comunal anunció beneficios impositivos para comerciantes, ¿cómo evalúan la medida? ¿desde el Concejo Deliberante presentaron algún proyecto al respecto?

Por supuesto que la medida de exención en la Tasa de Seguridad e Higiene mientras duren las restricciones, la acompañamos desde el Concejo Deliberante.

Creemos que es poco y que debería haber más beneficios para comerciantes e industriales no esenciales y hemos presentado varios proyectos en el Concejo Deliberante, incluso uno que fue tomado por el ejecutivo municipal y fue aprobado, para que no les cobraran a los bares y restaurantes el monto por mesa ubicada en el espacio en el espacio público.

-Una de las medidas que salieron a pedir desde el Grupo Dorrego, el grupo de intendentes de Juntos por el Cambio del que forma parte Diego Valenzuela, al gobierno nacional es el regreso de los ATP (aportes para el trabajo y la producción) y medidas impositivas al gobierno provincial ¿qué piensa de dicha petición?

La oposición permanentemente exige a veces más de lo que se puede, creo que tanto el gobierno nacional como el provincial están haciendo lo que se puede para atender la situación económica, de hecho se esta lanzando el REPRO 2, que es una forma mejorada del ATP y ayudaría en el mismo sentido.

-Dos de los sectores que atraviesan una situación difícil son el turístico y el cultural. Desde el gobierno provincial lanzaron el Catálogo Turístico y Cultural y, a través de éste, los subsidios ASAP (asistencia a los sectores afectados por la pandemia), que tienen la particularidad de ser administrados por cada municipio, ¿están siguiendo el tema?

Nosotros hemos hecho pedidos de informes, que no fueron respondidos como cada uno de los que hacemos en todas las áreas, porque se manejó de manera discrecional y no se sabe cuántos pagaron (eran dos y el gobierno provincial anunció un tercero), sí sabemos que se lo transfirieron a las instituciones y espacios cercanos al oficialismo.

Por otro lado, venimos trabajando con otro de los concejales del bloque del Frente de Todos, Facundo Lococo, un proyecto de ordenanza, que presentamos por segunda vez, con el objetivo de crear un registro de espacios culturales de Tres de Febrero para, entre otras cosas, poder habilitarlos como tales porque al no estar reconocidos por ahí te encontras con un espacio cultural que tiene que estar habilitado como almacén.

Hemos estado haciendo mucha fuerza para que se apruebe porque, teniendo esa habilitación, podrían acceder a otros subsidios que se tramitan desde el gobierno provincial y nacional. En la última sesión, hace diez días, el ejecutivo municipal presentó un proyecto similar, que todavía no se presentó en comisión así que no lo pudimos ver.

Nosotros estamos en contacto con muchos espacios culturales de Tres de Febrero que no recibieron el subsidio ASAP y además varios fueron perseguidos, varias personas que trabajaban con el municipio en eventos culturales no fueron convocadas para ningún evento cuando se podían hacer.

Hay un caso particular de un trabajador de la cultura, y además empleado municipal, que lo echaron y tampoco lo contrataron para ningún evento. Hubo una persecución política a todos aquellos espacios que no respondían al oficialismo.

-¿Cómo estás viendo la gestion municipal en cuánto a servicios? ¿cuáles son las principales quejas que les llegan de los vecinos?

Las principales quejas, que son muchísimas, son de microbasurales acumulados en muchisimas esquinas e incluso, en algunos casos, a mitad de cuadra. Y, por otro lado, los baches en las calles. Tres de Febrero es la luna, son increíblemente grandes y están hace años, y cuando los arreglan se rompen a los dos días.

Hay quejas con respecto a las multas de tránsito. Por un lado Diego Valenzuela pide exención de impuestos a provincia y nación pero él aplicó el estacionamiento medido. Ahora lo levantó hace poco por las nuevas restricciones pero hasta noviembre del año pasado lo venían cobrando.

Los vecinos se están quejando mucho por el tema de las multas que son muy altas y los comerciantes se quejan porque, según Valenzuela, el sistema venía a mejorar la circulación y eso iba a ayudar a los comercios, y no sucedió.

En términos de obras, Tres de Febrero es un distrito que, cuando asumió Diego Valenzuela en diciembre de 2015, tenía un 94% de cloacas realizadas. Durante cuatro años no hizo nada, aún teniendo Presidente y gobernadora de su mismo signo político, y hace un mes AySA (Aguas y Saneamientos Argentinos) vino a inaugurar quince kilómetros de cloaca para llegar a los vecinos que aún no están conectados.

Por otro lado, la mitad del Presupuesto 2021 (son 8 mil millones de pesos), que aprobamos hace diez días, es dinero de nación y de provincia. Toda esa plata está afectada a bacheos, rampas, cintas asfálticas, un montón de plazas, la obra del cementerio municipal, que hace varios años veníamos presentando proyectos para que lo arreglen porque estaba abandonadísimo.

Se está haciendo un túnel vehicular en la localidad de Sáenz Peña con fondos del gobierno nacional cuando el intendente, entre los años 2018 y 2019, quiso vender unos terrenos que eran del Estado para que constructoras privadas hicieran torres y con esa plata los inversores iban a realizar el túnel.

Un negocio inmobiliario que, por suerte, cuando Alberto Fernández asumió se destaparon los negocios inmobiliarios que se estaban haciendo tanto en provincia de Buenos Aires como en Capital Federal, se frenó esa venta y el túnel se va realizar igual, con fondos del gobierno nacional y sin desprenderse de terrenos al lado de la General Paz, en la localidad de Sáenz Peña, donde se pueden realizar viviendas para los vecinos.

Todas las obras que hoy vemos en Tres de Febrero se realizan con fondos del gobierno nacional y provincial. Incluso, el gobierno nacional compró 35 patrulleros y el intendente publicó en los medios que los había adquirido él. El centro comercial de la localidad de Caseros, el más importante del distrito, está quedando hermoso y se está haciendo con fondos del gobierno nacional pero tiene afiches con la cara de Valenzuela.

-Con respecto a la seguridad, ¿cómo está la situación en Tres de Febrero?

Si bien nadie escapa al problema, en nuestro distrito tenemos mayores porcentaje de delitos porque, como nos explicaban algunos especialistas, el delito se va “corriendo” según las medidas que se toman en cada lugar.

Estamos al lado de Vicente López y San Martin, que son distritos que tienen un muy buen sistema de seguridad, un muy buen sistema de seguridad local que articula con la provincial, y en Tres de Febrero tenemos la mentira del Centro de Monitoreo que debería tener mil cámaras funcionando pero sabemos, tanto por los trabajadores como los propios vecinos, que están andando alrededor de 300.

Sabemos que eso no resuelve el problema de la inseguridad pero obviamente disuade a los delincuentes si vos tenes un sistema de cámaras mejor. Cada vez que ocurre un delito en Tres de Febrero, las cámaras que aparecen son las de supermercados o las propias de los vecinos y vecinas, y en el presupuesto para este año no vimos una inversión en cámaras ni en el mantenimiento de las que se supone que están instaladas.

Estuvimos tres años intentando entrar al Centro de Monitoreo, no nos dejaban, hemos ido hasta la puerta, después han venido referentes de Juntos por el Cambio a sacarse fotos en campaña, a pasearse dentro del lugar y a nosotros nos dejaron pasar a finales del año pasado pero nos mostraron poco y nada, y después hicimos un montón de pedidos de informes que no fueron respondidos. La verdad que estamos preocupados porque cada vez es más grande la cantidad de delitos en el distrito.

Hace tres años, desde el Concejo Deliberante le hicimos una interpelación al secretario de Seguridad y ni siquiera nos dijo cuales eran las zonas rojas del distrito.

-¿Cómo es el vínculo con el oficialismo dentro del Concejo Deliberante?

Se trabaja, se discute en comisiones pero realmente tenemos un montón de proyectos presentados y cajoneados, se aprueban algunos pero no las más trascendentales. Hace poco presentamos un proyecto para constituir una Comisión de Seguimiento del Fondo de Financiamiento Educativo porque desde 2018 a esta parte hubo $400 millones que se transfirieron al municipio y no sabemos donde fueron, y que sirva a la hora de analizar donde sería mejor aplicar esos fondos. Pero tampoco lo quisieron tratar.

-¿Cómo ha funcionado el Servicio Alimentario Escolar el año pasado y éste?

Acá está municipalizado, lo paga el gobierno provincial pero el operativo lo maneja el municipio. Este año no recibimos ninguna queja pero el año pasado, al principio de la pandemia, hubo un tiempo largo de dos o tres meses que funcionaba muy mal, no llegaban a tiempo los bolsones, y hubo tres entregas con alimentos en mal estado, paquetes de galletitas con gusanos, chicos internados, un lote con puré de tomate en mal estado, y otro lote con productos como la harina y polenta con gorgojos. También se le entregó a una escuela un palet entero con huevos podridos.

Realizamos un pedido de informes porque la empresa, a la cual se le compra desde hace muchos años, no es la primera vez que hace este tipo de cosas y pedimos que se cambie de proveedor. También pedimos que vuelva a funcionar la Dirección de Bromatología, que esta gestión la desmanteló y no hay control sobre lo que entrega el proveedor. El primer semestre del 2020 el Servicio Alimentario Escolar fue un desastre, después lo fueron acomodando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *