Agroquímicos regulados en Lincoln

Hablamos con Bernardo Basello, jefe de bancada de concejales del Frente de Todos en Lincoln, sobre la ordenanza aprobada la semana pasada que regula el uso de agroquímicos en la localidad. La norma hace mención a una zona de exclusión y otra de amortiguamiento, y divide los agroquímicos en banda verde, azul y roja, según su grado de peligrosidad.

-¿En qué consiste la ordenanza que reglamenta el uso de los agroquímicos?

La ordenanza regula varias cuestiones, entre ellas la comercialización, el tránsito, no solamente del producto sino de las máquinas con las cuales se realizan los diferentes tipos de fumigaciones y pulverizaciones. Prohíbe también el sobrevuelo de los aviones fumigadores dentro de la zona urbana. Regula que no se puedan construir o habilitar diferentes aeroclubs o aerodromos dentro de las zonas de exclusión y de amortiguamiento.

Las zonas de exclusión y amortiguamiento consisten en determinar zonas linderas con las áreas urbanas donde no se pueden aplicar productos por estar muy cerca de la ciudad. Esa sería la zona de exclusión. Y después tenes la zona de amortiguamiento, que es una zona donde se permite la aplicación de productos de banda verde y de banda azul, después de esa zona ya empieza la zona rural plena donde podes aplicar con productos de banda roja.

-¿Cuál fue el motivo del veto a la ordenanza anterior por parte del intendente?

Lo que hizo el intendente fue vetar tres artículos que regulaban y determinaban las zonas de exclusión y amortiguamiento. Estos artículos establecían los metros que iban a conformar los metros que iban a conformar cada una de estas zonas, que para ese caso nosotros teniamos en el proyecto original, 300 metros de zona de exclusión, y terminada esa zona empezaba la de amortiguamiento, que en principio era de 500 metros, donde si se podía aplicar con algunos productos, los de banda verde y azul. Pero, a su vez, había otros artículos que extendían estos metros, de a cien por año, hasta llegar a 1000 metros de zona de exclusión primeramente y otros 1000 metros más de zona de amortiguamiento. En un futuro iban a quedar mil metros de exclusión y mil metros de amortiguamiento. Esto es lo que vetó el intendente, no entendemos la razón por la cual los vetó, en los fundamentos no queda para nada claro porque dice que atentaba contra puestos de trabajo. La realidad que nosotros entendemos es que el intendente lo que estaba haciendo es priorizando los intereses de grandes grupos económicos por sobre la salud de los habitantes del partido de Lincoln.

Con posterioridad al veto nosotros lo que hicimos desde nuestro bloque fue impulsar un nuevo proyecto de ordenanza, donde se establecían estos tres artículos y que tenga lo que nosotros llamamos el corazón de la ordenanza, que volvamos a tener zonas de exclusión y amortiguamiento, que era lo que iba a preservar la salud de los vecinos. En ese sentido, nosotros impulsamos nuevamente el proyecto y finalmente pudimos llegar a un acuerdo con el oficialismo y quedó sancionado una ordenanza con 500 metros de zonas de exclusión que no se van a ir incrementando con el tiempo, en principio, y después hay otros 500 metros más de zonas de amortiguamiento, que año a año se van a ir incrementando en 200 metros hasta llegar a mil metros. En un futuro vamos a tener 500 metros de zona de exclusión y otros 1000 de amortiguamiento.

-¿Tienen algún porcentaje de cuanto aumentó el uso de agroquímicos en los últimos años? ¿Qué problemas de salud causa el uso de agroquímicos?

Si sabemos que en los últimos diez, quince años ha crecido exponencialmente el uso de agroquímicos. Por ahí en Lincoln no tenemos un número específico. Paralelamente en el momento en que empezamos a tener un excesivo uso de estos grupos empezamos a encontrar problemas de salud, y que si bien no hay un análisis científico concreto, o alguien que determine que efectivamente los problemas de salud vienen arraigados por el uso de agroquímicos, si sabemos que los productos son sumamente tóxicos, los propios dicen que utilizan los productos dicen que tienen un alto grado de volatilidad. Ingenieros y profesionales de la salud que se animan a decir que hay una relación directa en el alto grado de enfermos de cáncer o de celiquía y que vienen relacionados con el incremento en el uso de este tipo de productos.

Creo que era oportuno que el municipio de Lincoln tuviese una ordenanza que regule la comercialización, el uso, la aplicación y, por sobre todas las cosas, determinar una zona de exclusión y amortiguamiento para preservar al menos la salud de los vecinos, y que se aplique con alto grado de responsabilidad. Este tipo de ordenanzas genera la posibilidad de generar cada vez más conciencia. No sólo en Lincoln tiene que pasar esto sino en toda la provincia de Buenos Aires y en todo el país porque, si bien hay mucha responsabilidad que los usa, hay gente que no lo hace bien y a raíz de eso es que tenemos que padecer las consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *