Abre el telón para la Temporada 2020 de Teatro Estudio

La omisión de la familia Coleman

Por Federico García

Comienza la Temporada 2020 para Teatro Estudio (3 e/39 y 40 nº 386) con grandes obras teatrales. La primera de la temporada será «La omisión de la familia Coleman«, este viernes 6 (22 hs.), sábado 7 (21 hs.) y domingo 8 (20:30 hs.) , una obra que está en cartel desde el año 2005, cuando estrenó en la sala Timbre 4 de Capital Federal. La obra está dirigida por Claudio Tolcachir y ha recorrido el mundo.

Sobre la temporada y sus expectativas hablamos con el director de Teatro Estudio, que ya va por 18 º temporada y se ha convertido en un emblema de la cultura platense, el director, dramaturgo y docente platense Gaston Marioni.

-¿Cómo se preparan para la temporada 2020?

Nos preparamos con mucho entusiasmo, con mucha expectativa, tratando de seguir adelante con una línea que venimos sosteniendo ya desde hace dos años en Teatro Estudio, que tiene que ver con una curaduría de programación, de un teatro de autor, de un teatro que apunta a textos de autores nacionales principalmente.

Espectáculos que tienen un muy buen recorrido en el circuito alternativo. Obras prestigiosas, que han sido muy bien recibidas por la crítica. Hacia ese lugar apunta la programación de Teatro Estudio, encontrando un público adepto que gusta de ir a ver buen teatro de autor.

-¿Qué expectativas tienen para el arranque de temporada?

En principio tenemos un mes de marzo con una programación hermosa, que va encabezada por “La omisión de la familia Coleman”, la primera vez que va a llegar a la ciudad de La Plata el suceso de teatro off que ha recorrido el mundo, de Claudio Tolcachir, que es uno de los directores teatrales más prestigiosos que hoy tiene nuestro país.

“La omisión de la familia Coleman” hace más de diecisiete años que está en cartel. Es una obra surgida de una sala de teatro independiente que se convirtió en un boom del teatro porteño, que recorrió realmente el mundo, en festivales. Ha tenido una trayectoria impecable y además es una obra de teatro que nos ha representado en el mundo. Viene por primera vez a la ciudad de La Plata, y que esté en el Teatro Estudio para nosotros es un orgullo.

-¿Por qué decidieron que sea esta obra la que inaugure la temporada?

Porque hacía bastante tiempo que teníamos ganas de traerla porque creo que es una obra representativa del teatro, a lo que apuntamos como estética de programación. Creo que habla esta obra de lo que acontece en términos teatrales adentro de Teatro Estudio.

-¿Qué tipo de criterios tienen al momento de elegir las obras?

Teatro Estudio maneja tres patas de programación. Una pata muy fuerte que se ha venido gestando en estos últimos años es que llegan al teatro muy buenas obras de teatro del circuito off porteño. La segunda pata tiene que ver con las producciones locales que tienen grupos de teatro independiente de nuestra ciudad, con obras que han sido reconocidas u obras que a nuestro criterio están hermanadas con las estéticas de programación que lleva adelante Teatro Estudio.

Y una tercera pata tiene que ver con las producciones propias del teatro. El año pasado estrenamos “Orquesta de Señoritas”, en una puesta dirigida por mi, que está actuada por siete actores reconocidos de nuestra ciudad, y nos llena de mucha alegría porque estuvimos con funciones a sala llena, y este año por supuesto seguirá adelante. Obras locales, obras de Buenos Aires, producciones propias conforman un poco el imaginario de programación de la sala.

-¿Tienen algún otro proyecto propio para este año?

Estamos con ganas de empezar a preparar, a ensayar una nueva obra. Estamos definiendo qué, cómo, cuándo, pero la idea que este 2020 haya un nuevo producto de Teatro Estudio. Seguramente se trate de una obra de autoría mia y con dirección mia, con un elenco a confirmar, pero si de actores platenses, que son excelentes y hay grandes actores en la ciudad.

-¿Qué talleres tienen para este año?

La sala está llevando adelante su decimoctava temporada. Allí funciona un gran corazón que tiene Teatro Estudio que es la escuela con sus talleres. Está el taller de formación en actuación para adultos, una propuesta que dura tres años. También están los talleres para niños y jovenes. Tiene una población muy grande, de más de 400 alumnos que se juntan por año. Yo me encargo de la dirección general de la escuela, estoy a cargo de distintos grupos. Doy las clases con dos compañeras Alejandra Bignasco y Laura Giménez, que están a cargo de otros de los cursos.

Viene mucha gente a compartir la experiencia de hacer y aprender teatro.

Hace 18 años que están, ¿cómo ha cambiado el teatro en la ciudad y como lo estás viendo ahora?

Yo creo que en tiempos de una profunda crisis económica de la que venimos, el teatro comercial es sabido, y esto que estoy diciéndote no es nada novedoso, escuchando a los productores como Sebastián Blutrach, Carlos Rotemberg, grandes productores teatrales, han hablado de la profunda crisis que ha venido sufriendo el teatro comercial.

Grandes producciones en donde los productores invierten toneladas de dinero, te estoy hablando de los que conocemos en calle Corrientes. Esas entradas no bajan de los $1800. Si pensamos en una salida para una pareja o una familia sacás la cuenta y es un monto exhuberante de dinero. El tema también que los productores por menos dinero no pueden llevar adelante tremendas producciones.

Ahí es donde, me parece, el teatro alternativo, independiente ha encontrado un nuevo público. Ese público que tal vez sólo consumía teatro comercial, empieza a empezar a mirar el buen teatro independiente, donde las entradas tienen un costo claramente diferente porque estamos hablando de entradas de 300, 400 pesos. Entonces yo creo que también estratégicamente ha sido en un punto un motivo de que mucho público se empezara a fijar en la cartelera del teatro independiente.

Cuando el teatro independiente genera buenos productos captura nuevo público. Yo creo que Teatro Estudio en los últimos años ha empezado a convocar a un nuevo público, porque el teatro independiente convoca a los propios hacedores del teatro. Los que siempre vamos a ver teatro independiente somos lo que hacemos teatro independiente. Entonces yo creo que en este último tiempo ha habido como un reciclaje de público.

El teatro independiente tiene excelentes producciones que empiezan a capturar la mirada de nuevos públicos.

-¿Por qué le dirías a la gente que vaya a ver “La omisión de la familia Coleman” y las demás obras?

Le recomiendo al público que se acerque a Teatro Estudio, primero porque se van a encontrar con una sala confortable , muy cálida, un espacio muy bonito, muy preparado para que se sientan cómodos y que además las obras que van a encontrar son muy buenos títulos con muy buenos actores, y la van a pasar muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *