Denuncian que Jorge Macri construyó en la Reserva Ecológica pese a medida cautelar

Por Federico García

La Reserva Ecológica de Vicente López es un espacio verde protegido situado en la costa del Río de la Plata del barrio de La Lucila en el partido de Vicente López, nordeste de la provincia de Buenos Aires.

El año pasado el Municipio de Vicente López quiso hacer un camino ribereño ubicado sobre la costa entre las calles Paraná y Bermúdez del barrio El Ceibo, que hoy tiene un valor inmobiliario alto debido a su excelente ubicación sobre la costa. Los últimos días de abril, unas cuadrillas comenzaron a intervenir la zona de la reserva para construir un camino.

El Municipio armó una Mesa Ambiental para poder discutir el proyecto y consensuarlo con los vecinos y vecinas, y que llevaran sus propuestas. El municipio presentó las propias. Todos acordaron en que el camino era necesario, pero el municipio lo proyectaba por dentro de la reserva y a los vecinos les parecía más lógico que pasara por fuera para para no interferir con el ecosistema.

El 23 de abril el intendente Jorge Macri anunció que durante el aislamiento obligatorio se postergaban las obras en el paseo costero. Y así llegó el 29 de abril, cuando vecinos de El Ceibo escucharon los ruidos de las tareas de obreros y comenzaron a difundir que había obras en el Reserva Ecológica.

Frente a esto varias asociaciones vecinales decidieron oponerse a la construcción de ésta obra que «destruye un sector de pastizal pampeano”. Éstas son: Agrupación de Vecinos de Vicente López (AVVL), Agrupación Intervecinal del Puerto de Olivos (AIPO), Agrupación Medio Ambiente y Ciudad A.M.A.C – Región Metropolitana Norte, Asociación Civil Pro Vicente López (PROVILOP), Asociación Patrimonio Natural (Reserva Ecológica de Pilar), Huerta Orgánica Comunitaria El Ceibo, Queremos Buenos Aires (A.M.B.A), Red de Áreas Protegidas Urbanas (RAPU), Todxs por el Yrigoyen, Unidxs por el Río Prof. Bertonatti, entre otras.

También se opusieron a las obras varios ex concejales, como Norberto Antello, Cristina Aldini y Carlos Roberto, y el dirigente radical Alejandro Terceiro, quienes expresaron el “rechazo al Estudio de Impacto Ambiental realizado por la consultora IATASA para la obra del proyecto Corredor Ribereño de Vicente López en el tramo que pasaría dentro de la Reserva Ecológica de Vicente López (REVL) e instamos a su inmediata impugnación. Consecuentemente, pedimos de manera categórica que no se emita la Declaración de Impacto Ambiental para la obra planeada en la REVL debido a las numerosas irregularidades en el proceso previo”.

Para conocer un poco más sobre la actual situación de la obra, que el municipio decidió terminar pese a que hay una medida cautelar que lo impide, hablamos con Flavia Affanni de la Asociación Civil Pro Vicente López.

«En medio de la cuarentena, el 29 de abril, nos enteramos que había empezado la obra y sin la declaración del impacto ambiental, que es lo que viene después del estudio. Salimos por todos los medios para que pararan la obra y nada, recurrimos al OPDS (Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible), mandaron dos inspecciones, algo extraño pasó y la obra continuó», señaló Affanni.

«Recurrimos a la justicia, pudimos poner una cautelar que obligó a parar las obras. Finalmente, la Cámara de San Martin decide que se levantara la cautelar. Pedimos que no se levantara y también un recurso extraordinario a la Suprema Corte de la provincia”, continuó.

-¿Ustedes presentaron un proyecto alternativo?

Nosotros habíamos presentado un proyecto alternativo, con una pasarela por afuera, que no tocaba la Reserva, que priorizaba el pastizal. En el medio pedimos un estudio de impacto ambiental, no querían hacerlo, finalmente lo hicieron pero encontramos un montón de falencias y errores, con lo cual creemos que fue dibujado.

-¿Y en la justicia qué pasó?

La Cámara no aceptó dejar firme la cautelar pero sí aceptó pasar nuestra causa a la Suprema Corte, lo cual es bueno porque lo pasó con suspensión de obra, pero el Municipio no acató, continuó y ya terminaron la obra.

A los diez días de esto nos enteramos de casualidad, en una página de la provincia de Buenos Aires, que se lanzaba una licitación para hacer el Paseo de los Vientos, que es un lugar recreativo frente al río que está en perfecto estado. Van a talar árboles y poner más cemento cuando el lugar está perfecto. Lo peor es que van a gastar 19 millones, aparentemente se lo va a pedir a la Nación, cuando sabemos de todas las necesidades que hay.

La orden judicial era parar la obra hasta que la Suprema Corte defina, al intendente no le importó ésta resolución, a la obra la siguió y la terminó, y ahora va por más.

-¿Han tenido alguna reunión con el Municipio?

Cuando apenas nos enteramos del proyecto, en febrero del 2019, hicimos un abrazo a la Reserva y aparecieron funcionarios que se comprometieron a constituir una Mesa de Gestión Ambiental. Nos reunimos todos los meses. Tenemos voluntad de diálogo, ofrecemos alternativas.

Ese caminito por la Reserva decían que era para integrar al barrio El Ceibo, que se encuentra lindero. Lo cual no es cierto porque tiene conexión y además nosotros no nos oponiamos al camino, decíamos que pasara por el costado para respetar la Reserva.

Suponemos que hay una intención de hacer el camino por toda la costa. Esto tiene una historia cuando fue lo del vial costero en el 2009, cuando estaban preparando el terreno para inversiones inmobiliarias. Lo tenemos en el Puerto de Olivos, que es un pequeño Puerto Madero, 7 u 8 mil dólares el metro cuadrado pero con la particularidad que La Palmera (edificio situado en Av Corrientes y Libertador – Puerto de Olivos) no tiene conexión a red cloacal porque la zona está saturada. Un edificio de lujo que no tiene cloacas. El Puerto de Olivos es un puerto de escala pequeña, deportivo, recreativo y lo quieren transformar es un lugar de emprendimientos inmobiliarios.

– ¿Cómo afectarían éstas obras a la diversidad de la Reserva Ecológica?

Primero que quieren poner más cemento, corte de raíces, corte de árboles. Y nosotros lo que decimos es que la costa tiene que ser lo más natural posible, que además tiene caminos y están en buen estado. Quieren demoler para volver a armar, es un delirio. Además, en este momento, que hay otro pensamiento sobre el ambiente y lo que son la áreas naturales. Quedan muy poquitas de éstas áreas en Vicente López y las quieren destruir.

-Han recibido intimidaciones algunos vecinos

El 18 de mayo se negaron a acatar las órdenes y fueron por más. Con máquinas destrozaron el pastizal pampeano. El 22 de mayo por la noche, al otro día que la justicia ordenó acatar, le rompieron los vidrios de la casa a dos chicos que viven en el barrio El Ceibo que nos mandaban las filmaciones y fotos de lo que estaba sucediendo. Les rompieron la huerta que tienen y les gritaban que era por filmar. Muchos de ellos son empleados municipales. Las dos denuncias están en la fiscalía pero no hicieron nada.

-Teniendo en cuenta que la obra la terminó el intendente, ¿cómo siguen con la medida cautelar?

Primero la justicia debería sentar un precedente para que el gobierno entienda que éstas cosas no las puede hacer más. Si la justicia falla a favor de los vecinos nosotros pedimos que se restaure el pastizal pampeano, que no es tan complicado. Habría que sacar el camino que hicieron y volver a restaurar el pastizal, que tiene más de veinte años.

Principalmente lo que queremos es que quede como ejemplificador que no se puede hacer cualquier cosa. Siendo gobierno hay que respetar la participación democrática. Hicieron un estudio de impacto ambiental trucho, no acataron lo que dijo la justicia, ejercieron medidas violentas. Ojalá la justicia alguna vez falle a favor de los vecinos que quieren proteger el ambiente.

El impacto ambiental lo realizó la consultora IATASA, ¿por qué lo denuncian?

El estudio del impacto ambiental fue todo una lucha lograr que se hiciera porque decían que no hacía falta por la extensión de la obra y nosotros decíamos que sí porque es una Reserva Natural.

Es una vergüenza, nosotros pedíamos que no sea esa empresa porque tiene varias denuncias por estudios de impacto que no son demasiado buenos. Pedimos que fuera la Universidad de Buenos Aires o algún instituto de investigación importante. Hay un montón de elementos que nos dan la pauta que fue hecho en una oficina, con pegue y corte de bibliografía que reconocemos de otro lado.

Lo más complicado es que la arquitecta que lo firmó, que teóricamente está registrada en la lista de los profesionales que pueden hacer estudios de impacto ambiental en el OPDS, estuvimos investigando desde febrero y la profesional no aparece, pedimos una nota por Mesa de Entradas al OPDS y contestó que la arquitecta no está registrada. Con lo cual corroboramos que acá hay cosas muy turbias y el OPDS no hace nada.

Nosotros esperamos que el gobierno provincial nos dé una mano. Mandaron dos veces inspecciones pero el OPDS no hace nada. Ahora estamos volviendo a recurrir a la provincia a ver si tenemos respuesta.

-¿Algo más que quieras agregar?

Lo más importante es que somos un montón de agrupaciones vecinales que estamos trabajando ad honorem porque queremos este lugar para preservar el ambiente. Lo que más nos da pena es que nosotros en abril, cuando explotó lo de la pandemia, le pedimos una carta al intendente pidiéndole que revirtiera la decisión, teniendo en cuenta que se venían tiempos diferentes donde se debían reveer todas las decisiones en relación al ambiente. A los pocos días comenzó la obra, esa fue la respuesta.

Nos entristece que no se pueda construir un lugar mejor, con calidad de vida, por decisiones caprichosas. Nosotros estamos organizados, esperando que decida la justicia.

Tenemos el proyecto que llamamos “Manzana 41”, que es una manzana y media que quedó vacía hace muchos años porque están esperando poder hacer más emprendimientos inmobiliarios. Como a nosotros nos faltan más metros cuadrados por habitante que, según la OMS (Organización Mundial de la Salud), debe ser entre 12 y 15 metros cuadrados por habitante y tenemos 0,8, pensamos que el municipio nos tiene que compensar porque fue cómplice en esta explosión desmedida del mercado inmobiliario.

Estamos pidiendo que el municipio expropie esa manzana y se convierta en una plaza, sería un proyecto re lindo. Una manzana y media para los habitantes que ya no tienen espacios verdes. Estamos con este proyecto, luchando para conseguirlo porque es un derecho para nosotros y un deber por parte de las autoridades de darnos una mejor calidad de vida.

Después queremos recuperar un pedacito de la plaza detrás de la Prefectura, que la cerraron y llenaron de escombros y sería muy fácil de recuperarla. En todo esto hace falta voluntad política, nada más que eso. Los recursos están y tampoco hace falta tanto.

3 pensamientos sobre “Denuncian que Jorge Macri construyó en la Reserva Ecológica pese a medida cautelar

  1. Gente maravillosa mis vecinos poniendo todo de sí para defender nuestro Patrimonio natural y nuestra dignidad ,como vecinos contribuyentes y robados en nuestra calidad de vida por los ladrones de guantes blancos. Gracias por esta tan completa e imparcial nota. Brillante periodismo. Felicitaciones.

  2. Jorge Macri es un tránsfuga. Entre las construcciones fuera de reglamento sobre Libertador y el atropello trapero durante la cuarentena contra nuestra Reserva Ecológica ha traicionado a quienes lo votaron. Digno comportamiento de un mini dictador. Mientras publicaba que frenaba las obras no esenciales, la policía nos impedía llegar hasta el lugar para comprobar el desastre. Las urnas lo van castigar como se merece, ojalá tenga que volver a trabajar. Si alguna vez lo hizo en serio.

    1. Las construcciones de liberator, producto de garcia historicamente peronista y estuvo tantos años que fue un verdadero mini dictador? ustedes tienen un nivel de lavado cerebral que es absolutamente descomunal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *